¿Pueden las vitaminas ayudar a combatir la depresión?

La depresión es más que sentirse "triste" por un día o dos. La depresión clínica es provocada por una variedad de factores desencadenantes emocionales y puede durar muchos meses, a menudo años. De acuerdo con PBS.org, la depresión aguda afecta a aproximadamente 15 millones de adultos estadounidenses, aunque la mayoría pueden ser ayudados con terapia, medicamentos o cambios de vida. La depresión es resultado de la alteración en la química del cerebro, tanto de neurotransmisores como de hormonas. Algunas vitaminas ayudan a regular estas sustancias químicas y a elevar el estado de ánimo. La depresión es una condición clínica grave que puede conducir a un comportamiento suicida, así que consultar con un profesional médico es siempre recomendable.

Vitamina B1

La vitamina B1 o tiamina, es importante para el metabolismo de la glucosa en formas útiles de energía para el cerebro. Sin glucosa y tiamina, el cerebro se queda rápidamente sin energía, lo que conduce a fatiga, confusión, irritabilidad, ansiedad y depresión, de acuerdo con "Bioquímica de la nutrición humana". Los diabéticos que toman demasiada insulina sufren de síntomas similares debido que no permanece suficiente glucosa en la sangre para alimentar al cerebro. Las deficiencias de tiamina también causan problemas de memoria e insomnio, que pueden agravar la depresión.

Vitamina B5

La vitamina B5 o ácido pantoténico está involucrada con el metabolismo celular y también se requiere para la formación de una variedad de hormonas, la absorción de aminoácidos y la producción de acetilcolina. La acetilcolina es una sustancia química del cerebro que regula el estado de ánimo y puede mitigar los sentimientos de ansiedad y algunos tipos de depresión, como se cita en "Nutrición avanzada y metabolismo humano". La deficiencia de ácido pantoténico, aunque es bastante rara, finalmente conduce a la fatiga, ansiedad y depresión.

Vitamina B6

La vitamina B6 o piridoxina, es esencial para la liberación de glucosa a partir de aminoácidos y glucógeno, que el cerebro utiliza como combustible con la ayuda de la tiamina. También se requiere de la piridoxina para la síntesis de neurotransmisores y hormonas utilizados por el cerebro para comunicarse y regular el estado de ánimo. La serotonina, dopamina, adrenalina y noradrenalina son los productos químicos que se basan en la piridoxina para sintetizarse. De acuerdo con "Bioquímica humana y enfermedades", la serotonina regula el estado de ánimo, la tolerancia al estrés, el apetito, la sensibilidad al dolor y los ciclos de sueño.

Vitamina B12

La vitamina B12 o cobalamina, es importante para el sistema nervioso central, ya que se necesita para producir mielina, la vaina protectora y aislante que rodea las neuronas. La deficiencia prolongada se manifiesta en la disfunción neurológica que es similar a los síntomas que sufren las personas con enfermedad de Alzheimer como cognición reducida, falta de memoria a corto plazo y depresión, como se analiza en "Las vitaminas: aspectos fundamentales en la nutrición y la salud".

Vitamina D

La vitamina D es más similar a las hormonas en sus funciones y es importante para tener huesos sanos, una inmunidad fuerte y para regular el estado de ánimo. La deficiencia de vitamina D debido a la falta de exposición al sol está asociada con el trastorno afectivo estacional, o TAE, que se manifiesta como depresión y reducción de la cognición. Un estudio publicado en una edición de 2006 de la "Revista estadounidense de psiquiatría geriátrica" descubrió que la deficiencia de vitamina D se relaciona con el estado de ánimo deprimido y reduce el rendimiento cognitivo en hombres mayores con grados leves de la enfermedad de Alzheimer.

Más galerías de fotos



Escrito por owen bond | Traducido por tere colín