Vitaminas que pueden ayudar con la artritis

Los medicamentos y suplementos pueden ayudar.

Los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado, que se utilizan para la prevención y el tratamiento de una serie de condiciones inflamatorias, están asociados con la reducción de la rigidez matinal y del dolor.

La artritis o inflamación de las articulaciones, es una enfermedad que se calcula que afecta hasta uno de cada cinco adultos. Es causada por la desintegración del cartílago de la articulación, lo que puede ser resultado del uso excesivo, infecciones, genética, una enfermedad autoinmune o una enfermedad como la gota. Cuando hay menos cartílago apoyando la articulación, los huesos se rozan entre sí, causando inflamación y dolor. El mejor plan de tratamiento para la artritis probablemente incluya medicamentos, cambios en el estilo de vida y posiblemente tratamientos complementarios. Si bien es poco probable que las vitaminas o suplementos curen la enfermedad, pueden ayudar a gestionar mejor los síntomas y reducir la dependencia de las drogas. Nota del editor: Este artículo fue revisado médicamente por George Krucik, MD.

Sulfato de glucosamina

El sulfato de glucosamina es un compuesto que se encuentra naturalmente en el líquido que rodea las articulaciones, y es necesario para construir las articulaciones y el cartílago circundante. Si bien algunos estudios no encontraron una asociación, la mayoría de los ensayos clínicos muestran que la suplementación diaria con sulfato de glucosamina reduce considerablemente el dolor en comparación con los que tomaron un placebo.

SAMe

SAMe, un suplemento comúnmente usado para tratar la depresión, también puede ser eficaz en el tratamiento de la artritis. Varios ensayos clínicos han demostrado que el SAMe es tan eficaz como algunos medicamentos utilizados para tratar la artritis (como los medicamentos antiinflamatorios no esteroides como la aspirina o el ibuprofeno o el medicamento recetado Celebrex).

El sulfato de condroitina

El sulfato de condroitina es muy popular, pero en este caso la emoción precede a la evidencia, ya que el jurado aún está deliberando sobre la eficacia de este suplemento. Varios estudios previos han encontrado una asociación entre la administración de suplementos de condroitina y una mejora de los síntomas de la artritis. Sin embargo, muchos de estos estudios estuvieron mal diseñados.

Ácidos grasos omega-3

Los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado, que se utilizan para la prevención y tratamiento de varias enfermedades inflamatorias, están asociados con la reducción de la rigidez matinal y el dolor. Pueden tomarse en forma de suplemento,pero también se obtienen de fuentes dietarias, como pescado, frutos secos, semillas y sus aceites. Tomar suplementos de omega-3 es una buena idea, ya que los beneficios potenciales van más allá de la artritis.

Vitamina B3

La niacina (vitamina B3), tomada en una dosis de tres gramos diarios, parece reducir la inflamación. En un estudio, los que tomaron niacina en esta dosis fueron capaces de reducir su dosis o el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Sin embargo, se necesita mucha más investigación. Cabe señalar que algunas personas experimentan "rubor" o enrojecimiento facial al tomar suplementos de niacina, en especial con una dosis tan alta.

Cúrcuma

La cúrcuma, una especia usada comúnmente en la cocina hindú, no sólo es alabada por su sabor. Esta especia tiene propiedades antiinflamatorias, y un estudio encontró que tomar 500 miligramos dos veces al día reduce significativamente el dolor luego de 8 semanas en pacientes con osteoartritis de la rodilla.

Vitaminas C, D, y E

Las vitaminas C, D y E han sido estudiadas por cada una de sus respectivas funciones en el tratamiento de la artritis. Se necesita más investigación sobre todas estas vitaminas, ya que no sabemos lo suficiente acerca de la eficacia por el momento. La vitamina C de los alimentos parece reducir la pérdida de cartílago. Además, algunos estudios sugieren que las mujeres que tienen una mayor ingesta de vitamina D son menos propensas a desarrollar artritis reumatoidea. También hay alguna evidencia de que la vitamina E puede disminuir el dolor asociado con la artritis.

Sobre la autora

Sarah Robertson es una dietista registrada y consultora nutricional. Hace trabajos de consultoría para Karelia Health, the Stonington Institute y el New York Center for Living.

Robertson es miembro de la Academy of Nutrition and Dietetics, y pertenece a dos grupos de prácticas dietéticas: Infectious Disease Nutrition y Dietitians in Integrative and Functional Medicine.

Foto: Liquidlibrary/liquidlibrary/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por sarah robertson, rd, cdn
Traducido por frances criquet