¿Las vitaminas pueden ayudan a reducir la rigidez muscular en la espalda baja y la cola?

La rigidez muscular afecta más comúnmente a los músculos de la espalda, las caderas y los hombros. Muchas opciones de estilo de vida llevan a la rigidez de la espalda y los glúteos, como el ejercicio, trastornos del sueño y las deficiencias nutricionales. La gente a menudo reduce la rigidez muscular tomando uno o más suplementos. Los suplementos se deben tomar bajo la supervisión de tu médico.

Magnesio

Cada órgano y sistema del cuerpo utiliza magnesio. Ayuda a las enzimas, regula minerales y contribuye a la producción de energía. Además, mientras que el calcio ayuda a los músculos a contraerse, el magnesio ayuda a los músculos a relajarse. La deficiencia de magnesio, a veces causada por el consumo excesivo de café, soda y la sal, puede dar lugar a espasmos musculares, rigidez y debilidad. La cantidad recomendada de magnesio para adultos es de entre 270 y 400 miligramos, dependiendo del tamaño y del género del individuo.

Potasio

El potasio es un mineral y electrolito que se utiliza en todo el cuerpo. Ayuda en la función de los músculos lisos, esqueléticos y cardíacos y ayuda a la conducción de la electricidad en el cuerpo. La deficiencia de potasio generalmente resulta de una pérdida excesiva a través de la orina o los intestinos. La ingesta recomendada de potasio para los adultos es de 2.000 mg.

Vitamina D

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que ayuda en el equilibrio del calcio, la inmunidad, la regulación de la presión sanguínea, la secreción de insulina y el crecimiento celular. La deficiencia de vitamina D causa debilidad muscular, dolor y rigidez. Además, los bajos niveles de vitamina D están relacionados con la deficiencia de calcio y la osteoporosis. La cantidad diaria recomendada de vitamina D para los adultos es de 15 microgramos.

Ácidos grasos omega-3

Los ácidos grasos Omega-3 son parte de una categoría de grasas poliinsaturadas que el cuerpo no puede producir, sino que debe obtener de la dieta. Los ácidos grasos Omega-3 son importantes para el desarrollo cerebral, el crecimiento y la función. Las investigaciones indican que las grasas omega 3 también tienen propiedades anti-inflamatorias. La ingesta recomendada de ácidos grasos omega-3 varía entre 1 y 4 gramos por día, dependiendo de la historia médica y la ingesta dietética.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa ellis | Traducido por katherine bastidas