Las vitaminas que ayudan a los pulmones a recuperarse después de dejar el cigarrillo

Fumar ponen en los pulmones en un mayor riesgo de daño celular. Después de dejar de fumar, las vitaminas pueden ayudar a reparar el daño pulmonar. Sin embargo deberías consultar con un profesional médico antes de tratar de prevenir, tratar o curar cualquier enfermedad pulmonar.

La vitamina C

El tabaquismo genera la oxidación del tejido pulmonar. Las toxinas presentes en el humo del cigarrillo aumentan la producción de radicales libres que se adhieren a las células pulmonares, dañando los pulmones de manera tal que puede desencadenar en la muerte, según un estudio publicado en 2008 en el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine. Por lo tanto si estás dejando de fumar debes consumir antioxidantes para ayudar a los pulmones a recuperarse. La vitamina C, una vitamina soluble en agua que se encuentra en alimentos como los cítricos, el brócoli y los pimientos. Los investigadores informan que la vitamina C tiene la capacidad de reducir los efectos nocivos del humo de los cigarrillos.

La vitamina E

La vitamina E ayuda a reducir el riesgo de tumores pulmonares relacionadas con el tabaco. Entre sus diversas funciones ayuda a que las células del cuerpo se comuniquen entre sí. Abunda en los alimentos como el germen de trigo, hojas de mostaza, tomates y almendras. Los ratones que recibieron suplementos de vitamina E dejaron de sufrir de cáncer de pulmón. Según un estudio publicado en 2008 en Biomed Central Cáncer se observó menos daño en el ADN y en el tejido pulmonar.

La vitamina B6

La vitamina B6 es una vitamina soluble en agua que es necesaria para que el sistema nervioso central funcione correctamente, en particular para la síntesis de neurotransmisores que son parte de los químicos del cerebro. Los científicos han descubierto que esta vitamina sirve para ayudar a los fumadores actuales y ex fumadores a mejorar su salud pulmonar. En concreto un estudio publicado en enero de 2011 en el Journal of the American Medical Association informó que las personas con los niveles en sangre de vitamina B6 tienen un menor riesgo de cáncer de pulmón aunque sean fumadores actuales o aunque hayan fumado en el pasado.

Advertencia

A pesar de que los antioxidantes que se encuentran en los alimentos suelen ofrecer beneficios de salud a las personas que los consumen hay evidencia de que uno en particular puede tener el efecto contrario. Un estudio publicado en 2009 en el American Journal of Epidemiology descubrió que un grupo de personas entre 50 y 75 años que tuvo altas dosis de beta-caroteno tenían un mayor riesgo de cáncer de pulmón. Los investigadores señalan que las personas que fuman actualmente están especialmente en riesgo. También recomiendan que aquellos que buscan mejorar la función pulmonar después de dejar de fumar se abstengan de utilizar altas dosis de suplementos de beta-caroteno a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por danielle hall | Traducido por jose fortunato