Vitaminas que aumentan el flujo sanguíneo

La circulación de sangre hacia y desde el corazón es fundamental para la salud. La sangre fluye a través del cuerpo por cortesía de la acción de bombeo del corazón. La sangre transporta el oxígeno a los tejidos del cuerpo a través de los vasos sanguíneos, lo cuales consisten de arterias y capilares. Ciertas vitaminas contribuyen a la salud del sistema circulatorio, asegurando que la sangre fluya rápidamente y sin impedimento por todo el cuerpo.

Niacina

La niacina es una de las ocho vitaminas B. La niacina es eficaz en la mejora de la circulación de sangre, según lo que señala University of Maryland Medical Center. Una deficiencia de niacina es rara. La mayoría de la gente obtiene cantidades adecuadas de niacina a través de los alimentos que comen. Los alimentos que contienen este compuesto incluyen el pescado, la remolacha, las semillas de girasol y el maní. La mayoría de los panes y cereales están fortificados con niacina. Esta vitamina también ayuda a bajar los niveles de "colesterol malo" en el cuerpo, lo cual puede prevenir el endurecimiento de las arterias, o la aterosclerosis. La sangre tiene una mayor dificultad circulando en una persona que padece de aterosclerosis. Algunas personas pueden tomar suplementos de niacina para prevenir ésta y otras condiciones. Sin embargo, demasiada cantidad de esta vitamina tiene efectos secundarios así que discute sobre la dosis adecuada con tu médico.

Vitamina E

La vitamina E tiene efectos positivos sobre el sistema circulatorio. Esta vitamina ayuda a ensanchar los vasos sanguíneos para que la sangre pueda circular fácilmente a través de ellos. También previene que la sangre se coagule dentro de los vasos. El cuerpo utiliza la vitamina E para producir glóbulos rojos. Puedes obtener vitamina E de varios alimentos. Estos incluyen aceites vegetales, semillas, nueces y verduras de hoja verde. Muchos cereales, margarinas y jugos de frutas están fortificados con vitamina E. No es peligroso comer alimentos que contengan esta vitamina, según lo que señala el sitio web de MedlinePlus, pero tomar grandes cantidades de suplementos puede serlo. No tomes suplementos de vitamina E si no tienes permiso de tu médico.

Ácido ascórbico

No tener el suficiente ácido ascórbico, más conocido como vitamina C, en tu dieta puede conducir a la aterosclerosis y la acumulación de placa en los vasos sanguíneos, lo cual impide el flujo sanguíneo. La vitamina C también puede ayudar a mantener las arterias flexibles, según lo que señala University of Maryland Medical Center. Los alimentos que contienen ácido ascórbico incluyen frutas tales como la sandía, las naranjas, las fresas, el kiwi, el melón, el pomelo, los tomates y el mango. Las verduras son buenas fuentes de vitamina C, incluyendo las coles de Bruselas, el brócoli, la calabaza de invierno y las verduras de hoja verde.

Vitamina K

La vitamina K es un nutriente esencial para la correcta coagulación sanguínea. La falta de esta vitamina puede causar sangrado excesivo o hemorragias. Esto puede empezar como sangre brotando de tu nariz o encías. Aumentar la ingesta de vitamina K puede disminuir el riesgo de sangrado asociado con la enfermedad del hígado, los síndromes de mala absorción o el uso prolongado de antibióticos, según lo que señala University of Maryland Medical Center. Las altas fuentes dietéticas de vitamina K incluyen el té verde, el nabo, la col, las espinacas, los espárragos, la col rizada y la lechuga verde oscura.

Más galerías de fotos



Escrito por sarka-jonae miller | Traducido por valeria garcia