Vitaminas como alternativa a los medicamentos para tratar el trastorno bipolar

El trastorno bipolar, o maníaco depresivo, es una afección psicológica que causa cambios severos de estado de ánimo, cambios que se presentan con períodos de depresión y euforia. El tratamiento tradicional incluye medicamentos, psicoterapia y grupos de apoyo y educación sobre el tema. Según los investigadores de la fundación Global Neuroscience Initiative Foundation, quienes en 2008 publicaron un artículo en "Nutrition Journal", determinados nutrientes también sirven para tratar el trastorno bipolar, aunque aún se necesita más investigación para determinar la eficacia y las dosis recomendadas.

Ácidos grasos omega-3

Mayo Clinic afirma que el trastorno bipolar suele ser menos frecuente en sitios en donde los habitantes consumen dietas con gran cantidad de ácidos grasos omega-3 que provienen del pescado. Pendulum, una organización sin fines de lucro que se dedica al tema del trastorno bipolar, afirma que los estudios indican que los síntomas bipolares pueden disminuir hasta aproximadamente un 25 por ciento si se consumen suplementos de aceite de pescado. Según el artículo en "Nutrition Journal", el cerebro utiliza el omega-3 para transmitir señales relacionadas con el pensamiento, el estado de ánimo y las emociones; los pacientes con trastornos mentales a menudo tienen deficiencia de este nutriente. Un artículo publicado en 2007 por investigadores de University of Arizona College of Medicine, en la revista "Journal of Clinical Psychiatry", señala que se cree que los dos tipos de ácidos grasos omega-3, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), generan efectos beneficiosos para reducir el trastorno bipolar, y la EPA puede ser de particular importancia para el tratamiento de los pacientes psiquiátricos.

Vitaminas B

El artículo en "Nutrition Journal" señaló que hasta el 80 por ciento de los pacientes con trastorno bipolar tienen deficiencia de vitaminas B. La falta de tiamina, riboflavina, B6 y B12, vitaminas del grupo B, está relacionada con el incremento en el riesgo de sufrir depresión, y la investigación preliminar de Pendulum demuestra que los individuos con depresión que consumen suplementos del complejo de vitaminas B experimentan una mejoría en la condición. Los investigadores ingleses que publicaron un artículo en el "Journal of Psychopharmacology", en 2005, también recomiendan consumir un suplemento de B12 a diario "para mejorar los resultados del tratamiento de la depresión".

Ácido fólico

El estudio "Journal of Psychopharmacology" también relacionó los niveles bajos niveles de ácido fólico con los episodios de depresión, y recomienda consumir 800 mg de ácido fólico por vía oral a diario para mejorar los resultados de la depresión. El ácido fólico se encuentra de forma natural en las verduras de hojas verdes, naranjas y otras frutas.

Vitamina C

Según un artículo en "Nutrition Journal" y la información de Pendulum, el trastorno bipolar produce niveles elevados de vanadio, un mineral que puede generar episodios maníacos y depresivos. La vitamina C protege el cuerpo porque compensa los niveles de vanadio; además, estudios preliminares indican que puede ser útil para tratar el trastorno bipolar. Mientras que las investigaciones continúan en marcha, el hospital Yale-New Haven Health Complementary Medicine recomienda que los pacientes bipolares consideren el consumo de un suplemento de vitamina C y eviten los que contienen vanadio.

Vitaminas adicionales

Otras vitaminas y nutrientes, que hoy día se investigan para determinar si cumplen un rol en el alivio de los síntomas del trastorno bipolar, incluyen aminoácidos como la s-adenosil-L-metionina (SAM), l-triptófano, taurina y lecitina. Pendulum recomienda consultar con un psiquiatra antes de consumir suplementos, y también señala que la eficacia de muchas vitaminas y minerales que se utilizan para tratar el trastorno bipolar se basa en "información anecdótica".

Más galerías de fotos



Escrito por bethany fong, r.d. | Traducido por vanesa sedeño