Vitaminas y alimentos antiinflamatorios

La inflamación es un factor de riesgo para una variedad de enfermedades, incluyendo enfermedades cardíacas, diabetes, artritis y arterioesclerosis. Consumir una dieta rica en verduras, frutos secos, frutas y pescados grasos, puede reducir los niveles de inflamación. Las vitaminas D y E son también particularmente importantes para controlar la inflamación.

Vitamina D

La vitamina D no sólo puede ser eficaz en el tratamiento de la inflamación, las deficiencias de este nutriente vital pueden hacer que las enfermedades inflamatorias avancen. Un artículo publicado en 2013 en "Pediatric Nephrology" dice que estudios recientes han concluido que la deficiencia de vitamina D puede ser un importante factor en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares e inflamación en general. Una publicación de 2010 había en "Joint, Bone, Spine" señala que en estudios en animales, la suplementación de vitamina D es eficaz en el tratamiento de una variedad de enfermedades inflamatorias, incluyendo artritis reumatoide, enfermedad inflamatoria intestinal y enfermedad cardiovascular en diabetes tipo 1. La vitamina D se obtiene más a través de la exposición al sol pero está presente en algunos alimentos, los pescados grasos son los más notables.

Vitamina E

Las poderosas propiedades antioxidantes de la vitamina E pueden contribuir al papel de este nutriente en la reducción de la inflamación. Un documento de 2007 publicado en "Vitamins and Hormones" dice que hay una gran cantidad de investigaciones que demuestran la eficacia de la vitamina E como antiinflamatorio. La vitamina E puede ayudar a reducir la proteína C reactiva, que produce el hígado en respuesta a la inflamación. Algunas de las mejores fuentes dietéticas de vitamina E incluyen almendras, semillas de girasol, aceite de germen de trigo y aceite de girasol.

Pescados grasos

Los pescados ricos en ácidos grasos omega-3 pueden ser especialmente benéficos en la reducción de ciertos tipos de inflamación, incluyendo artritis y dolor en cuello o espalda. Un estudio de 2006 publicado en "Surgical Neurology" halló que los suplementos de aceite de pescado eran tan eficaces como el ibuprofeno para reducir el dolor artrítico. Los peces con las más altas cantidades de ácidos grasos omega-3 incluyen anchoas, caballa, atún, salmón, sardinas, trucha y arenque.

Nueces

Un artículo publicado en 2008 de "Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition" indica que el consumo frecuente de nueces se asocia con un riesgo reducido de enfermedad cardiovasculares y diabetes tipo 2, dos enfermedades relacionadas con la inflamación. Esto es probable ya que las nueces son ricas en vitaminas antioxidantes y otros nutrientes que modulan la inflamación.

Frutas y vegetales

Las frutas y verduras son ricas en antioxidantes, flavonoides y vitaminas, que son muy eficaces para controlar la inflamación. Un estudio de 2009, publicado en "Journal of the American Dietetic Association" concluyó que la ingesta de frutas y vegetales tiene un papel benéfico en el control de la inflamación y estrés oxidativo en adolescentes. Un documento de 2008 publicado en“International Journal for Vitamin and Nutrition Research” dice que la actividad antiinflamatoria de una dieta basada en plantas contribuye a la disminución en los riesgos de enfermedades causadas por inflamación, incluyendo cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por mariana groning