Vitamina C y reflujo ácido

Como parte del proceso digestivo, el cuerpo descompone los alimentos por medio del uso de ácidos en el estómago. Este proceso también ayuda a desplazar los alimentos hacia el resto del sistema digestivo en donde, en última instancia, las porciones que el cuerpo no puede digerir se expulsan como desechos. La vitamina C está presente en los alimentos que contienen gran cantidad de ácidos, y la acidez adicional puede funcionar como desencadenante del reflujo ácido, una condición en la que el ácido estomacal del proceso digestivo se desplaza de forma vertical hacia el esófago.

Reflujo ácido

El reflujo ácido, en ocasiones también denominado acidez estomacal, ocurre cuando el ácido estomacal sube desde el estómago hacia el tracto esofágico, produciendo una sensación de ardor cerca de la zona del estómago. En términos médicos, el ardor de estómago es un reflujo ácido persistente, constante o fuerte; algunos pacientes en ocasiones experimentan instancias leves de reflujo ácido. Esta condición se produce como consecuencia de la dieta o de problemas de salud subyacentes más grandes, como la enfermedad de reflujo gastroesofágico u obesidad.

Reacción gástrica y vitamina C

La acidez de los cítricos, fuentes abundantes de vitamina C, puede ser el desencadenante desencadenante del reflujo ácido en personas que sufren de esta condición o para quienes la acidez estomacal adicional es un problema. Incluso como suplemento, la vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, puede generar efectos secundarios no deseados, como vómitos, náuseas, calambres y dolores de cabeza, además de acidez. Según la información de MedlinePlus, la probabilidad de que experimentes estos síntomas se incrementa si consumes más de 2.000 miligramos de vitamina C por día.

Fuentes de vitamina C

La vitamina C, como nutriente esencial, estimula el sistema inmunológico y ayuda a reparar y producir los tejidos del cuerpo. Es una parte vital del proceso de curación y también contribuye con la producción corporal de colágeno. Como es soluble en agua y el cuerpo no la sintetiza, esta vitamina se debe consumir a partir de la dieta alimentaria todos los días, ya que las cantidades adicionales que el cuerpo no utiliza serán expulsadas del sistema. Si tienes dificultad para tolerar los cítricos debido al reflujo ácido, otras fuentes de vitamina C incluyen verduras de hojas verdes, patatas, tomates, frutas tropicales, bayas y pimientos.

Suplementos de dvitamina C

Para evitar complicaciones posibles del reflujo ácido, consume suplementos de vitamina C junto con las comidas. Además, considera el consumo de una forma neutralizada de esta vitamina que puede ayudar a los pacientes sensibles al ácido ascórbico. También hay una forma esterificada de vitamina C disponible para quienes sufren de reflujo ácido con regularidad.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany lalonde | Traducido por vanesa sedeño