Vitamina C y pruebas de embarazo

La vitamina C es un nutriente soluble en agua no producido por el cuerpo. Debes consumirla con bastante regularidad, por lo menos en pequeñas dosis, para evitar cualquier síntoma de deficiencia. No es sabido que el consumo de alimentos ricos en vitamina C o la suplementación con ella afecte los resultados de una prueba de embarazo, que prueba una hormona específica. Algunas personas creen que una mega-dosis de vitamina C inmediatamente después de descubrir que has concebido dará lugar a un aborto involuntario, pero esto nunca ha sido demostrado científicamente. Consulta con tu médico si estás embarazada y nunca intentes interrumpir un embarazo en casa.

Vitamina C

La vitamina C, o ácido ascórbico, es un nutriente esencial que muestra comportamiento antioxidante fuerte y actúa como antimicrobiano suave. Tu cuerpo necesita la vitamina C para producir y reparar el colágeno, el compuesto elástico en el tejido conectivo, así como la piel, los ligamentos y el cartílago. La vitamina C también estimula la producción y la actividad de los glóbulos blancos especializados de tu sistema inmunológico. Tomar grandes dosis de ácido ascórbico puede aumentar la acidez del estómago y afectar los niveles de pH de otros tejidos, de acuerdo con “Vitamins, Herbs, Minerals and Supplements: The Complete Guide”.

Pruebas de embarazo

Una prueba de embarazo mide los niveles de la hormona gonadotropina coriónica humana, o HCG por sus siglas en inglés, que es producida por tu cuerpo durante el embarazo y también cuando eres severamente herida o afectada por tumores cancerosos, de acuerdo con “Functional Biochemistry in Health and Disease”. Si acabas de perder tu período por uno o dos días a causa del embarazo, puede que no haya suficiente GCH en tu orina para un resultado positivo. Generalmente, los médicos aconsejan esperar una semana y después tomar una prueba de embarazo a primera hora de la mañana, cuando la orina es más concentrada. No hay evidencia o teoría bioquímica propuesta de que la vitamina C pueda interferir con los niveles de HCG en la orina.

Potencial aborto involuntario

Hay un cuento de mujeres persistente sobre que la mega-dosificación de vitamina C dentro de las cuatro semanas de la concepción pueden ya sea intencional o accidentalmente causar un aborto, aunque ninguna investigación humana se haya realizado o publicado para apoyar esta afirmación, como lo señaló Miriam Rosenthal, autora de“Medical Biochemistry: Human Metabolism in Health and Disease”. Las dosis recomendadas son a menudo de entre 500 y 1.000 mg cada una a cuatro horas de una a dos semanas después del momento en que el resultado es positivo en una prueba de embarazo. La teoría es que la pura vitamina C produce un ambiente o pH desfavorable dentro de tu útero para que el óvulo fecundado no se implante o no pueda mantener su apego a la pared uterina. Como tal, la mega-dosis de vitamina C es vista por algunas como un anticonceptivo o una ayuda de aborto involuntario o aborto intencional. El intento de abortar un feto en casa es ilegal y extremadamente peligroso. Consulta con un médico antes de tomar cualquier decisión con respecto a tu embarazo.

Precauciones

Aunque los científicos e investigadores como el Dr. Linus Pauling recomiendan tomar al menos 3.000 mg de vitamina C al día, no hay ninguna prueba de que tú y tu hijo no nacido necesitan tanto para estar sanos. Tomar 3.000 mg o más de vitamina C diariamente no debe ser considerado como peligroso porque el exceso se excreta rápidamente en la orina, aunque pueden ocurrir algunos efectos secundarios, tales como molestias estomacales, diarrea y dolor abdominal, de acuerdo con la “Guide to Nutritional Supplements”. Las altas dosis de vitamina C no interfieren con la absorción de cobre y algunos médicos aún advierten sobre el potencial de la formación de cálculos renales a pesar de la falta de apoyo a los estudios científicos. En cualquier caso, siempre consulta con tu médico de cabecera antes de tomar cualquier suplemento.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por roberto garcia de quevedo