¿La vitamina C mejorará mi sistema inmune?

Las vitaminas son nutrientes importantes para muchas reacciones bioquímicas del cuerpo. La vitamina C juega una parte en el mantenimiento de la salud para muchos tejidos, y es un componente integral para la producción de colágeno, una proteína implicada en la cicatrización de heridas, vasos sanguíneos y la piel. Muchos estudios científicos sugieren que la vitamina C puede mejorar tu sistema inmune, pero no es un hecho definitivo.

Vitamina C

También conocida como ácido ascórbico, la vitamina C es soluble en agua. Esto significa que el cuerpo no la almacena, por lo que necesitas suministrarla diariamente para evitar deficiencias. Según la Office of Dietary Supplements, la dosis ideal de vitamina C va de 40 microgramos en los bebés hasta entre 75 y 90 para los adultos. Las madres que dan pecho a sus hijos y los fumadores necesitan más cantidad diaria.

Fuentes

Las frutas y las verduras son fuentes naturales de ácido ascórbico. En particular, las frutas cítricas como los limones, las naranjas y los pomelos; las bayas, como los arándanos y las fresas; y los tomates, son buenas fuentes de vitamina C. Otra fuente natural de vitamina C incluye patatas, pimientos verdes, brócoli, nabos verdes, y otras verduras de hojas. Los cereales reforzados para el desayuno y los productos lácteos son también buenas fuentes de vitamina C.

Efectos en el sistema inmune

Según la Clínica Mayo, los efectos de la vitamina C en el sistema inmune es controvertido. Se ha propuesto como una cura y prevención del resfriado común y otras infecciones respiratorias. Aunque la vitamina C podría jugar un papel importante en la prevención de la neumonía, por ejemplo, se necesitan muchos estudios para confirmar sus beneficios. La investigación en los efectos positivos de la vitamina C en la diabetes, el asma y las enfermedades del corazón no ha sido conclusiva. Según Harvard Medical School, muchos estudios en los efectos de la vitamina C en el sistema inmune no han dado conclusiones que respondan a la pregunta de su efectividad.

Deficiencia

Si no consumes suficiente cantidad de vitamina C, puedes desarrollar signos de escorbuto. Según la Office of Dietary Supplements, esta enfermedad causa inflamación y sangrado de las encías, debilidad, moretones y pobre cicatrización. Otros síntomas incluyen dolor de las articulaciones, anemia y pérdida de dientes. El tratamiento del escorbuto incluye aumento del consumo de alimentos ricos en vitamina C o suplementos orales. Los síntomas suelen desaparecer en una o dos semanas de tomar la dosis adecuada. Nunca agregues suplementos de tu rutina diaria sin consultar a tu médico primero.

Más galerías de fotos



Escrito por ruben j. nazario | Traducido por susana lópez millot