La vitamina K y la ictericia

La vitamina K es una vitamina liposoluble que juega un papel esencial en la coagulación de la sangre. Las fuentes alimenticias incluyen el hígado de res, brócoli, la espinaca y la col rizada. Esta vitamina se encuentra disponible en tres formas: la vitamina K1, también llamada filoquinona. La vitamina K2, menaquinona, y la vitamina K3, menadiona. Aunque generalmente se considera segura, se sabe que la vitamina K3 causa ictericia, según señala el Linus Pauling Institute.

Ictericia

Es una condición caracterizada por una coloración amarillenta de la piel y los ojos. Se debe a la acumulación de la bilirrubina, el pigmento amarillento que se encuentra principalmente en la bilis. Condiciones variadas, como la hepatitis viral y la enfermedad hepática, pueden causar ictericia. Sin embargo, alrededor de 1 de cada 10 lactantes experimentan ictericia en las primeras semanas de vida, según un artículo de 2008 en New York Times Health Guide. Las sustancias en la leche materna, como la vitamina K, que deterioran la capacidad del hígado del bebé para procesar la bilirrubina, causan este tipo de ictericia. Las madres lactantes que toman suplementos de vitamina K deben consultar a un médico para determinar la manera de reducir el riesgo de ictericia en los recién nacidos.

La vitamina K y la ictericia

La toxicidad que experimentas probablemente proviene de la vitamina K3. El Linus Pauling Institute señala que se sabe que las inyecciones de vitamina K3 causan toxicidad en el hígado dando lugar a la ictericia. Es por esta razón que su uso como un medio para tratar la deficiencia de vitamina K ha sido descontinuado.

Dosis de vitamina K

La dosis recomendada de vitamina K para los recién nacidos hasta los 12 meses de edad es de 2 a 2,5 microgramos diarios. Se incrementa a 30 microgramos para los niños de 1 a 3 años. Los niños de 4 a 8 deben consumir alrededor de 55 microgramos todos los días. Entre las edades de 9 a 18 años, la dosis recomendada es de unos 60 a 75 microgramos. Los hombres adultos de 19 años o más deben tomar 120 microgramos de vitamina K todos los días, mientras que las mujeres adultas necesitan alrededor de 90 microgramos. No hay un límite máximo tolerable establecido. Siempre consulta a tu médico antes de tomar suplementos de vitamina K para reducir el riesgo de reacciones adversas.

Vitamina K y el hígado

Se ha sabido que la vitamina K causa agrandamiento del hígado, señala MayoClinic. Los problemas hepáticos podrían conducir posiblemente a la ictericia. Sin embargo, la hinchazón o inflamación es una reacción adversa rara del uso de vitamina K. Si estás tomando una gran cantidad de este nutriente, tu médico puede recomendar pruebas hepáticas periódicas para asegurarse de que la vitamina no está dañando tu hígado.

Más galerías de fotos



Escrito por joseph pritchard | Traducido por barbara obregon