Vitamina K y embarazo

Cumplir con los requisitos nutricionales es importante durante el embarazo, ya que te ayuda a asegurarte de que tú y tu bebé por nacer obtienen lo necesario para el crecimiento y el desarrollo. La vitamina K es una de las muchas vitaminas que contribuyen a un embarazo saludable. Es importante entender la cantidad de vitamina K que necesitas, dónde encontrarla y cómo asegurarte de que estás consumiendo una cantidad segura.

Beneficios y cantidad recomendada

La vitamina K ayuda a la coagulación normal de la sangre. Durante el embarazo, tus necesidades de vitamina K no aumentan. Los requisitos son los mismos para las mujeres adultas que no están embarazadas. El University of Maryland Medical Center indica que necesitas 90 mcg de vitamina K al día.

Fuentes

La carne y los productos lácteos, como la leche, el yogur y el queso, son fuentes de vitamina K. Las verduras de hoja verde como la col rizada, la espinaca y el repollo también contienen vitamina K. Tu cuerpo también es capaz de tomar la vitamina K por su cuenta con la ayuda de bacterias en tu intestino.

Suplementos

Dado que la vitamina K se encuentra fácilmente en las fuentes de alimentos y se puede hacer en tu cuerpo, las deficiencias son poco comunes. Sin embargo, es posible que necesites suplementos en ciertas situaciones. La American Cancer Society afirma que las mujeres embarazadas que toman medicamentos anticonvulsivos deben recibir suplementos de vitamina K de dos a cuatro semanas antes del parto para reducir el riesgo de sangrado en el recién nacido. Si desarrollas colestasis, una enfermedad del hígado que se produce durante el embarazo, es posible que recibas suplementos de vitamina K antes y después del parto para prevenir la hemorragia. Una página web afirma que los suplementos de vitamina K durante el embarazo pueden causar ictericia en el recién nacido, sólo utiliza los suplementos si tu médico te los recomienda.

Consideraciones

Aunque la cantidad de vitamina K que se encuentra en las fuentes de alimentos es seguro, no hay un nivel superior de seguridad establecido. Asegúrate de que la vitamina K que consumes a partir de fuentes de alimentos, los suplementos y las vitaminas prenatales no excedan la cantidad diaria recomendada sólo para estar en el lado seguro.

Más galerías de fotos



Escrito por rose welton | Traducido por esteban arenas