La vitamina C e infecciones de la vejiga

Las infecciones de la vejiga, médicamente conocida como cistitis, son las infecciones de las vías urinarias que afectan comúnmente a las mujeres, en particular durante su edad reproductiva, el embarazo y después de la menopausia. Por lo general, son causadas por bacterias y síntomas que incluyen aumento de la frecuencia de orinar y ardor, sensación de dolor al orinar. La orina es turbia y algunas veces contiene sangre, según el Manual Merck Online. Si usted ha sido diagnosticada con una infección de la vejiga y considera tomar vitamina C y otros suplementos para esta enfermedad, hable con su proveedor de atención médica.

La vitamina C

La vitamina C, médicamente conocida como ácido ascórbico, es un nutriente soluble en agua que se encuentra en frutas y verduras, y también como el suplemento contrario. La vitamina C tiene propiedades antioxidantes y cualidades de refuerzo inmunológico y por lo tanto puede ayudar a su cuerpo a combatir infecciones, incluyendo infecciones de la vejiga. Su cuerpo no puede producir la vitamina C, y por lo tanto es importante obtenerla de los alimentos y si es necesario tomarla como suplemento. Las fuentes dietéticas de vitamina C son las frutas cítricas, bayas, kiwi, pimiento rojo, brócoli, coles de Bruselas, repollo, tomates, coliflor, guisantes, espinacas y patatas.

Investigación

Una revisión de los estudios de investigación llevado a cabo por un equipo médico de Thorne Research, Estados Unidos, la vitamina C y otros suplementos naturales pueden ayudar a prevenir y tratar las infecciones del tracto urinario. En este artículo publicado en septiembre del 2008 de "Alternative Medicine Review", los autores encontraron que las vitaminas A y C son útiles para la prevención de infecciones del tracto urinario, mientras que las sales de potasio ayudan a reducir el dolor al orinar asociada con infecciones del tracto urinario. Sin embargo, para la prevención a largo plazo de las infecciones del tracto urinario los suplementos más eficaces parecen ser de arándano, que es rico en vitamina C, así como manosa y los probióticos, de acuerdo con esta revisión de estudios científicos.

Dósis de vitamina C y otros suplementos

Una dosis diaria de 500 a 1000 mg de vitamina C puede ser beneficiosa para la gestión de infecciones de la vejiga. Otros nutrientes importantes que su médico de atención de la salud puede tener en cuenta para infecciones de la vejiga son las vitaminas A, complejo B, E, magnesio, calcio, zinc, selenio, ácidos grasos omega 3, los probióticos y extractos de semilla de pomelo.

Consideraciones

Consulta con un proveedor médico calificado para aprender más acerca de los beneficios de la vitamina C y otros suplementos naturales que pueden ayudar a controlar tu condición. Una dieta saludable rica en frutas y verduras, y un montón de bebida de agua también puede ayudar a prevenir y tratar infecciones de la vejiga. Tenga en cuenta que la vitamina C no sustituye y no debe ser utilizado para reemplazar los antibióticos u otros medicamentos con receta para las infecciones de la vejiga.

Más galerías de fotos



Escrito por brindusa vanta | Traducido por sandra magali chávez esqueda