La vitamina D y la gota

La gota es un tipo de artritis que pueden causar dolor repentino y severo en varias articulaciones, pero más comúnmente afecta a las articulaciones en el dedo gordo del pie. Una buena nutrición es importante tanto en el tratamiento como en la prevención de ataques de gota. Mientras que la vitamina D no es un remedio estándar para la enfermedad, este nutriente juega un papel importante en la salud general de tus huesos.

Gota

Los hombres son más propensos a experimentar ataques de gota, aunque las mujeres más allá de la edad de la menopausia también tienen un mayor riesgo. Según la Mayo Clinic, los síntomas clásicos de la gota incluyen inflamación y enrojecimiento alrededor de la articulación afectada, dolor intenso y repentino, que se producen a menudo en el medio de la noche. A pesar de que se produce con mayor frecuencia en la gran articulación en la base del dedo gordo del pie, la gota también puede afectar a las articulaciones de los tobillos, las muñecas, las manos, los pies y las rodillas. El dolor más intenso se produce normalmente dentro de las primeras 12 a 24 horas de la primera crisis.

Vitamina D

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que tu cuerpo produce a través de la exposición a la luz solar. Ciertos alimentos también contienen cantidades variables de vitamina D. Esta vitamina ayuda al cuerpo a absorber el calcio y desempeña un papel en el mantenimiento de un correcto equilibrio de calcio y fósforo en la sangre. De acuerdo con "Hoy en día la artritis", un estudio realizado por la Tufts New England Medical Center encontró que los suplementos de vitamina D pueden ser beneficiosos en el tratamiento de la artritis. Aunque no existe una firme correlación entre la suplementación con vitamina D y la gota, una cantidad adecuada de este nutriente es importante para tu salud en general. Sin embargo, el exceso de vitamina D puede aumentar el riesgo de desarrollar depósitos de calcio en los tejidos blandos, incluyendo los pulmones y el corazón.

Recomendaciones

Cerca de 10 a 15 minutos de exposición al sol tres veces a la semana puede ayudar a satisfacer tus necesidades de vitamina D, informa la University of Maryland Medical Center. Las recomendaciones estándar para la administración de suplementos de vitamina D varían dependiendo de la edad. Hombres y mujeres entre las edades de 14 y 50 años de edad necesitan 5 mcg por día, mientras que los adultos mayores de 70 necesitan 15 mcg diarios.

Consideraciones

Aunque la vitamina D puede no desempeñar un papel obvio en la gota, otras vitaminas y sustancias pueden afectar a esta condición. Drugs.com advierte que el exceso de vitamina A puede aumentar el riesgo de gota. Beber cantidades excesivas de alcohol, tomar diuréticos tiazídicos, la diabetes o la hipertensión, así como tener antecedentes familiares de gota, pueden aumentar las probabilidades de sufrir un ataque por esta enfermedad. Beber entre 8 y 16 vasos de líquido al día, evitar el alcohol, comer cantidades moderadas de proteína bajas en grasa y limitar tu consumo de pescado y aves puede ayudar a minimizar el riesgo de dolorosos brotes de gota.

Más galerías de fotos



Escrito por piper li | Traducido por verónica sánchez fang