Vitamina D3 versus vitamina D

A veces es difícil mantener toda la información sobre las vitaminas de forma clara. Muchas tienen más de una forma, cada forma tiene un nombre diferente y cada una puede estar destinada a un trabajo específico. La vitamina D, por ejemplo, viene en cinco formas, pero las más importantes para tu salud son las vitaminas D2 y la D3. No necesitas preocuparte sobre cuál de ellas debes consumir porque todas se convierten en la misma hormona en el cuerpo.

Sobre la vitamina D

La vitamina D es el nombre genérico que se utiliza para representar todas las formas de vitamina D. Cuando ves la “vitamina D” escrita en una etiqueta puede ser que sea la vitamina D2, la D3 o ambas. La D2 y la D3 son sustancias naturales, pero cada una puede ser sintetizada para uso comercial y ser usada en suplementos o para fortificar los alimentos. La conclusión es que puedes contar con ambas porque cumplen papeles idénticos en tu cuerpo. La vitamina D2 es la forma producida por los hongos cuando son expuestos a la luz solar.

Vitamina D3

Tu piel fabrica vitamina D3 a partir de la luz ultravioleta, pero puede ser transformada en otras formas en el hígado y en los riñones antes de convertirse en una hormona activa. La cantidad de vitamina D producida por tu piel depende de muchas variables: de la estación del año y de las nubes, tu edad, tu peso y de qué tan cubierta está la piel por la ropa. Los protectores solares reducen significativamente la producción de vitamina D, pero no dejes de usarlo. Proteger tu piel del cáncer es tan importante que la American Academy of Dermatologists recomienda utilizar protector solar y tomar suplementos si es necesario para asegurarte de obtener suficiente vitamina D.

Beneficios en la salud

La razón más importante por la que se debe obtener la vitamina D es para mantener tus huesos fuertes. Incluso si consumes bastante cantidad de calcio no será absorbido en tu torrente sanguíneo a menos que también tengas vitamina D. Esta relación entre la vitamina D y el calcio no sólo tiene impacto en tus huesos, ya que tu cuerpo necesita calcio para mantener a los nervios y los músculos trabajando. De hecho, la debilidad y el dolor muscular puede ser un signo de deficiencia de vitamina D. Tu sistema inmunológico también necesita vitamina D pues ayuda a regular el sistema y estimula el crecimiento de las células que destruyen las bacterias y las toxinas.

Recomendaciones

La mejor manera de obtener tus vitaminas es siguiendo una dieta balanceada, pero la vitamina D presenta un desafío único pues no es un nutriente natural de las comidas. Los huevos y el hígado contienen una pequeña cantidad. Los hongos pueden ser una buena fuente, pero la cantidad que estos proporcionan depende de su exposición al sol. Los pescados grasos son las únicas buenas fuentes naturales. Una porción de 3 onzas de salmón, arenque o verdel suplen más del 30% de tu dosis diaria. La mayoría de los estadounidenses obtienen su vitamina D de comidas enriquecidas tales como cereales, leche y otros productos diarios. La dosis recomendada es de 600 unidades internacionales. Si tomas suplementos no excedas las 4.000 unidades internacionales, porque el exceso de vitamina D puede ser tóxico.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por pattricia patino