Vitamina C y colitis ulcerosa

La vitamina C promueve la cicatrización de heridas, apoya el sistema inmunológico y permite la absorción del hierro, beneficios importantes para las personas que sufren de colitis ulcerosa. Esta enfermedad inflamatoria intestinal puede dejar áreas primas, ulceradas en la mucosa del colon. Estas llagas pueden sangrar o infectarse, poniéndote en riesgo de una deficiencia de hierro o un absceso en tu tracto digestivo. La vitamina C puede protegerte contra las complicaciones de la colitis ulcerosa, ayudando al cuerpo a sanar, a resistir infecciones y a utilizar el hierro.

Significado


Una dieta rica en frutas y verduras puede aliviar tus síntomas.

De acuerdo con la University of Maryland Medical Center, o UMMC, una dieta baja en grasas que hace hincapié en los alimentos ricos en vitamina C y otros nutrientes puede ayudarte a prevenir brotes de colitis ulcerosa. En un artículo publicado en la edición de febrero 2005 de "Inflammatory Bowel Disease", los investigadores encontraron que las personas que consumían una dieta alta en vitamina C tuvieron una menor incidencia de colitis ulcerosa. La causa de la colitis ulcerosa es desconocida, pero los factores hereditarios, las anormalidades del sistema inmune y las condiciones ambientales pueden jugar un papel. Una dieta alta en azúcar, grasas saturadas y colesterol puede contribuir también a la colitis ulcerosa, mientras que una dieta rica en frutas y verduras puede aliviar tus síntomas, de acuerdo con UMMC.

Complicaciones

El dolor abdominal y la diarrea causada por la colitis ulcerosa pueden opacar el apetito y dar lugar a una pérdida de nutrientes, afirma la Crohn’s and Colitis Foundation of America. Durante llamaradas de colitis ulcerosa, cuando la fibra dietética puede agravar una inflamación del colon, es posible que no seas capaz de comer alimentos ricos en fibra como frutas y verduras, que son ricos en vitamina C. El tomar un suplemento de vitamina C o un complejo multivitamínico puede ayudarte a satisfacer tus necesidades de este nutriente soluble en agua, si estás teniendo problemas para digerir las frutas y verduras crudas. La Office of Dietary Supplements recomienda 75 mg de vitamina C al día para las mujeres mayores de 19 años, y 90 mg al día para los hombres adultos.

Absorción de hierro

El sangrado en las áreas ulceradas de tu colon puede conducir a la anemia por deficiencia de hierro, de acuerdo con FamilyDoctor.org. La vitamina C mejora la absorción del hierro de los alimentos de origen vegetal, como frijoles (beans), espinaca (spinach), frutas secas (dried fruits) o nueces (nuts). Si estás en riesgo de anemia por sangrado intestinal, consumir alimentos ricos en vitamina C, como cítricos, tomates, patatas, melones (cantaloupe) o fresas (strawberries), al mismo tiempo que comes alimentos ricos en hierro, puede aumentar la cantidad de hierro que tu cuerpo puede utilizar, y eso ayuda a evitar la anemia.

Apoyo al sistema inmunológico

El daño intestinal de la colitis ulcerosa puede conducir a la formación de abscesos en el colon, de acuerdo con UMMC. Los corticosteroides se utilizan para reducir la inflamación y los medicamentos que suprimen el sistema inmune también pueden hacer que seas más susceptible a las infecciones. Consumir suficiente vitamina C, un nutriente que promueve la función inmune saludable puede ayudarte a prevenir las infecciones gastrointestinales y otras complicaciones de la colitis ulcerosa.

Sanación de tejidos

La vitamina C promueve la regeneración de los tejidos digestivos ulcerados al contribuir con el metabolismo de la proteína, un nutriente que proporciona los componentes estructurales para tus células, tejidos y órganos. Tu cuerpo requiere vitamina C para sintetizar el colágeno, un componente esencial del tejido conectivo. La falta de vitamina C puede debilitar los tejidos conectivos y pequeños vasos sanguíneos. La vitamina C favorece el crecimiento y la reparación de tejidos en el tracto gastrointestinal, aumentando la capacidad del cuerpo para recuperarse del daño o infección.

Más galerías de fotos



Escrito por anne tourney | Traducido por maría florencia lavorato