Vitamina E y brotes de herpes

El herpes es un nombre común para la infección causadas por el virus del herpes simple. El herpes generalmente resulta en ampollas llenas de líquido y llagas abiertas en la boca, la nariz, los genitales o las nalgas. Sin embargo, como nota la American Academy of Dermatology, el herpes puede realmente ocurrir en casi cualquier parte de la piel. No hay cura para el herpes, por lo que los síntomas pueden reaparecer periódicamente. La aplicación tópica de vitamina E puede reducir la duración o gravedad de los brotes de herpes. Los pacientes que tengan intención de utilizarla para este propósito deben consultar a sus médicos.

Fuentes

La vitamina E se encuentra naturalmente en alimentos como los granos enteros, las yemas de huevo, las nueces, las semillas, los aceites vegetales, la margarina, los cereales fortificados y los vegetales de hojas verdes. La gente también puede comprar suplementos de vitamina E en dos formas: cápsulas de gelatina destinadas principalmente para uso oral y botellas de aceite de uso tópico. No hay evidencia de que una forma es más eficaz que la otra para los brotes de herpes. Las personas con herpes pueden perforar las cápsulas de gelatina y aplicar el contenido a las áreas afectadas.

Tipos

La vitamina E se produce en ocho formas químicas diferentes: alfa-tocoferol, beta-tocoferol, gamma-tocoferol, delta-tocoferol, alfa-tocotrienol, beta-tocotrienol, gama-tocotrienol y delta-tocotrienol. La vitamina E natural contiene cantidades variables de las ocho formas. La vitamina E sintética por lo general contiene sólo una, alfa-tocoferol. La vitamina E natural es dos veces más activa que la vitamina E sintética, según el Instituto Linus Pauling. A veces la vitamina E sintética es vendida como "alfa-tocoferil" en lugar de tocoferol porque el tocoferil dura más tiempo en las estanterías. Sin embargo, los pacientes que tienen previsto utilizar la vitamina E sintética para el herpes deben elegir la segunda porque la piel utiliza el tocoferil muy lentamente.

Beneficios

En la edición de diciembre 2005 de “Alternative Medicine Reviews”, el especialista en medicina nutricional Alan R. Gaby, MD discute tres estudios sobre la vitamina E tópica y el herpes. En dos de los estudios descritos por Gaby, los pacientes aplicaron algodón saturado con aceite de vitamina E para limpiar y secar el herpes labial durante 15 minutos. Algunos pacientes lo hicieron sólo una vez, mientras que otros, especialmente aquellos con grandes o múltiples herpes labiales, lo hicieron hasta tres veces al día durante tres días. Estos estudios se centraron en la vitamina E para las molestias del herpes labial, no como curativo. En el tercero, el estudio más grande, los pacientes pincharon una cápsula blanda y se aplicaron los contenidos cada cuatro horas durante las horas de vigilia hasta que el herpes labial cicatrizó. Estos pacientes parecieron experimentar alivio del dolor y aumento de la curación.

Riesgos

El principal riesgo del uso de la vitamina E tópica para el herpes es que no tenga ningún efecto. Gaby describe los tres estudios sobre la vitamina E tópica y el herpes como observacionales porque ninguno de ellos incluyó un grupo de comparación de pacientes que no utilizaron ningún tratamiento en absoluto, o pacientes que utilizaron aceite sin vitamina E. Es posible que la vitamina E, en realidad, no tenga ningún efecto y lo que los participantes del estudio experimentaron haya sido curación espontánea. También es posible que los efectos atribuidos a la vitamina E en realidad reflejen las propiedades protectoras de la piel del aceite, y no de la propia vitamina E. El aceite de vitamina E puede causar irritación de la piel. Los pacientes que experimentan esto deben suspender el uso y consultar a un médico si la irritación persiste después de 72 horas.

Consideraciones

La aplicación tópica de vitamina E no reemplaza los tratamientos médicos convencionales para las úlceras del herpes o cualquier otra condición. Las personas que experimentan brotes graves, frecuentes o de larga duración, de más de dos semanas, deben ver a un médico. Es importante lavarse las manos antes y después de tocar las ampollas del herpes y las llagas. Lavarlas antes de tocarlas protege contra la irritación y la infección secundaria causada por la suciedad y las bacterias en tus manos. Lavarte después de tocarlas también protege contra la propagación de la infección a otras personas o nuevos sitios en el propio cuerpo de la persona infectada.

Más galerías de fotos



Escrito por heather gloria | Traducido por eva ortiz