La vitamina B12 y la fatiga

La vitamina B12, también conocida como cobalamina, es soluble en agua y se encuentra en varios alimentos comunes. La vitamina B12 es necesaria para la síntesis del ADN y una deficiencia provoca anemia y disfunción neurológica. Un síntoma de la anemia por deficiencia de B12 es la fatiga, que se puede aliviar con suplementos vitiamínicos. No obstante, el consumo de suplementos de B12 cuando no existen deficiencias, no tiene efectos sobre la fatiga. Si sospechas que padeces una deficiencia de B12, puedes consultar a tu médico y hacerte un análisis.

Fuentes de vitamina B12

Por lo general, la vitamina B12 está presente en las carnes y los productos lácteos, así como también en los cereales para el desayuno fortificados y los productos vegetarianos que imitan a la carne. Se trata de una vitamina soluble en agua, pero a diferencia de otras vitaminas similares que se eliminan a través de la orina cuando se consumen en exceso, la cobalamina se almacena en el hígado. La ingesta diaria recomendad de vitamina B12 aumenta con la edad, en embarazadas y en mujeres en período de lactancia, pero suele ser de entre 2,4 a 2,8 microgramos por día.

Deficiencia de vitamina B12

La vitamina B12 interactúa con el tetrahidrofolato para sintetizar la desoxitimidina trifosfato, que es una de los cuatro nucleotides del ADN. Por lo tanto, la deficiencia de B12 impide la síntesis del ADN. Esta causa problemas en la regeneración de glóbulos rojos (GR), ya que estas células normalmente sintetizan el ADN a altos índices. Los problemas en la producción de GR causan anemia, que se caracteriza por la fatiga, la debilidad y el estreñimiento. Las deficiencias más graves de B12 causan disfunción neurológica, que se caracteriza por el cosquilleo en manos y pies, los problemas de memoria y la depresión. No obstante, como la vitamina B12 se almacena en el hígado, las deficiencias pueden tardar años o décadas en desarrollarse.

Causas de la deficiencia de B12

La deficiencia de B12 suele ser el resultado de la mala absorción intestinal o de una ingesta inadecuada. la mala absorción puede ser provocada por enfermedades que afectan el funcionamiento del estómago y el intestino delgado, incluidas la gastritis atrófica, la anemia perniciosa (un trastorno autoinmune), la enfermedad celíaca y la enfermedad de Chron. Las cirugías en el intestino delgado también pueden afectar su capacidad de absorber B12. La ingesta inadecuada puede ocurrir en vegetarianos y veganos que no consumen alimentos fortificados ni toman suplementos de B12.

Fatiga

La fatiga puede tener muchas causas, incluidos los problemas para dormir, las enfermedades cardíacas y pulmonares, los trastornos endocrinos, el cáncer y las infecciones. Aunque la deficiencia de B12 causa anemia relacionada con la fatiga, no hay evidencia que indique que los suplementos de B12 sean beneficiosos para la fatiga en caso de que no exista deficiencia. No obstante, si tienes una deficiencia, el consumo de suplementos de vitamina B12 podría solucionar el problema de fatiga. La única forma de determinar si tienes una deficiencia de vitamina B12 o no, es consultando al médico y realizándote un análisis.

Análisis

Si crees que tienes una deficiencia, puedes consultar al médico y realizarte un análisis. Los análisis de B12 primero determinan si existe una deficiencia y luego la causa de la misma. Por lo general, el tratamiento implica tomar suplementos. Si te realizas un análisis de B12 y no se encuentran deficiencias, pero sigues sintiéndote fatigado, tu médico puede realizarte otras pruebas para encontrar la causa del problema.

Más galerías de fotos



Escrito por alex folkl | Traducido por valeria d'ambrosio