¿La vitamina C puede ayudar a los senos nasales y las alergias?

La vitamina C tiene una reputación de curar el resfriado común, lo cual puede hacer que algunos crean que puede mejorar los molestos síntomas de los senos nasales y alergias que también ocurren con un resfriado. Sin embargo, ninguna investigación ha comprobado que la vitamina puede ayudar a aliviar estos síntomas o la fiebre del heno, reporta MedlinePlus. Aunque el suplemento es seguro cuando sigues las instrucciones de la etiqueta respecto a las dosis, debes consultar con un doctor antes de usarlo para mejorar problemas de los senos nasales o las alergias, una condición causada por una inapropiada respuesta inmune a ciertas substancias.

Vitamina C y resfriados

Por años, la gente ha elegido la vitamina C para prevenir resfriados, pero las investigaciones demuestran que tomar la vitamina como un suplemento no reducirá tu riesgo de resfriados según reporta National Institutes of Health Office of Dietary Supplements. Sin embargo, el uso regular de suplementos de vitamina C puede ayudar a reducir la duración de tus resfriados y a hacer los síntomas menos severos. El beneficio también aplica en los senos congestionados que ocurren con un resfriado. Sin embargo, cuando tus problemas de senos son resultado de una alergia, la vitamina C no ha mostrado ser útil según reporta MedlinePlus.

Cómo usar la vitamina C

Si optas por tomar vitamina C para ver si ayuda a tus problemas de senos nasales, necesitas asegurarte de que sabes cómo usarla. La dosis estándar para tratar el resfriado común va de 1 a 3 g por día, reporta MedlinePlus. Estas dosis exceden por mucho las ingestas diarias recomendadas, que varían por edad. Por ejemplo, los hombres deben consumir 90 mg al día de esta vitamina, mientras que las mujeres y los hombres adolescentes de entre 14 y 18 años necesitan 75 mg, reporta National Institutes of Health Office of Dietary Supplements. Las adolescentes de entre 14 y 18 años deben consumir 65 mg al día, mientras que los niños de 9 a 13 deben consumir 45 mg sin importar el género. Los niños de 4 a 8 deben consumir 25 mg al día, mientras que los más pequeños de 1 a 3 necesitan 15 mg. Los recién nacidos hasta los 6 meses necesitan 40 mg al día y los bebés de 7 a 12 meses necesitan 50 mg.

Efectos secundarios

La mayoría de la gente no experimentará efectos secundarios al tomar suplementos de vitamina C, aunque pueden ocurrir dolores de cabeza, náuseas, vómitos, acidez y espasmos abdominales. Los efectos de tomar altas dosis de vitamina C no ocurren normalmente puesto que es soluble en agua y no se almacena en el cuerpo. Cuando se toma en dosis que exceden los 2.000 mg al día, puedes sufrir de dolores estomacales, náuseas y diarrea, reporta Office of Dietary Supplements. Las dosis altas de vitamina C también pueden contribuir a la formación de cálculos renaes. Antes de usar un sumplemento de vitamina C para tratar problemas de senos nasales o alergias, habla con un profesional médico que pueda aconsejarte sobre cómo usarlo de forma segura.

Advertencias y precauciones

En algunos casos, las condiciones médicas que tengas podrían hacer peligroso tomar suplementos de vitamina C debido a los efectos potenciales. Debes evitar el suplemento si tienes desórdenes de hierro como hemocromatosis y talasemia, porque puede incrementar la absorción de hierro en el cuerpo según reporta MedlinePlus. Debido a que la vitamina C puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre, no debes tomar grandes dosis si tienes diabetes. También debes evitar las cantidades grandes si tienes anemia falciforme porque puede empeorar tu condición. La gente que padece cáncer sólo debe tomar vitamina C bajo el cuidado de un doctor por la forma en que las células cancerosas la almacenan. Las mujeres embarazadas o amamantando sólo deben consumir esta vitamina conforme a la ingesta diaria permitida, que es 420 mg al día. Antes de tomar un suplemento de vitamina C, consulta con un médico que te diga si es segura para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por anna aronson | Traducido por lou merino