Cómo visitar el Monte Everest sin escalarlo

Escrito por lindsey robinson sanchez | Traducido por mariano abrach
No tienes que caminar hasta la cumbre para disfrutar de la grandeza del Everest.

El Monte Everest es una de las maravillas naturales más veneradas del mundo, y por una buena razón. A 29.029, es el pico más alto del planeta y se extiende por las fronteras de Nepal, Tibet y China. Escalar el Monte Everest es un viaje increíble pero tiene sus serios riesgos, incluyendo congelamiento, el mal de altura, exposición a rayos UV e incluso la muerte. Si bien esos riesgos pueden poner al Everest fuera del alcance (literalmente) para la mayoría de los viajeros, son posibles varias opciones para quienes quieran ver el esplendor del punto más alto de los Himalayas sin poner en peligro su salud.

Reserva tu visita para octubre o noviembre. En estos meses la amenaza de monzones ha terminado pero el paisaje sigue siendo exuberante y verde después de la temporada de lluvias. La temperatura es agradable, las montañas son altamente visibles, y están teniendo lugar varios festivales locales. La mayoría de los viajeros vuelan al Aeropuerto Internacional Tribhuvan en Katmandú, Nepal. Necesitarás una visa, disponible en los puntos de entradas nepaleses, para permanecer en el país.

Toma un vuelo de montaña alrededor del Everest. Varias empresas proporcionan vuelos en avión y helicóptero regulares alrededor del pico, sin necesitar caminar. Los vuelos despegan desde la cercana ciudad de Katmandú.

Mira el Monte Everest desde la distancia desde el pueblo de Nagarkot. Quitando a Katmandú, Nagarkot tiene las las vistas más nítidas del Everest. El pueblo también es conocido por sus bellos amaneceres y atardeceres.

Advertencias

Protégete contra el mal de altura moviéndote a una elevación más baja tan pronto como empieces a experimentar dolores de cabeza, mal apetito o pérdida del sueño.