Cómo conseguir un vientre plano sin cirugía

A menos de que la cirugía plástica sea una opción, reducir solamente la barriga no es posible y perder grasa del vientre no va a suceder en un abrir y cerrar de ojos, sin dudas. La reducción de la grasa de cualquier parte del cuerpo requiere un enfoque de pérdida de peso general; no se puede elegir qué parte del cuerpo pierde el peso. Sólo cuando se reduzca la grasa corporal total es cuando el exceso de grasa alrededor de tu centro desaparecerá.

Cuenta esas calorías

Un vientre plano se ve bien y reduce el riesgo de problemas de salud relacionados con la obesidad como colesterol alto, la hipertensión, ciertos tipos de cáncer y enfermedades del corazón. El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre sugiere perder peso de manera segura a un ritmo de 1 a 2 libras a la semana, aconsejando que la pérdida de peso gradual es más fácil de mantener a largo plazo en comparación con la pérdida de peso rápida. Para lograr la pérdida de peso a este ritmo, se debe llegar a un déficit diario de 500 a 1.000 calorías. Puedes hacer esto mediante la quema de calorías a través del ejercicio y comiendo menos calorías.

Deja de concentrarte en los ejercicios abdominales

Si has estado haciendo cientos de abdominales y flexiones y esperas conseguir un vientre plano, te encontrarás con una sorpresa desagradable. Los ejercicios abdominales no reducirán la grasa del vientre: sólo fortalecen y tonifican los músculos debajo de la grasa. Esto no significa que no debes hacerlo, sino que simplemente no debe ser tu objetivo principal. Cuando se reduzca tu grasa abdominal, estos ejercicios pueden agregar definición a tu cintura.

Quema calorías con cardio

Hacer 30 a 60 minutos de ejercicio cardiovascular la mayoría de los días de la semana es recomendado por los expertos en la pérdida de peso. Incluir intervalos de alta intensidad en tu rutina de cardio puede ayudar, ya que, según los Institutos Nacionales de Salud, este tipo de entrenamiento reduce con eficacia la grasa del vientre. Para realizar una rutina de intervalo trota durante dos minutos a una intensidad muy fácil de mantener y luego acelera a una vigorosa carrera de un minuto. Alterna entre trote y carrera durante unos 20 minutos.

Manten el tejido muscular fino

A menos de que incluyas un entrenamiento de fuerza en tu rutina de ejercicios, únicamente el ejercicio cardiovascular, con el tiempo, puede dar lugar a la pérdida del tejido muscular magro. Preservar la masa muscular es esencial, ya que quema más calorías que la grasa, incluso cuando estás en reposo. Lleva a cabo un entrenamiento de fuerza al menos dos días a la semana dirigido a los principales grupos musculares. Puedes utilizar tu propio peso corporal, máquinas de pesas, pesas y bandas de ejercicio de resistencia.

Reduce las calorías en las comidas

Pequeños cambios en tu dieta pueden ayudarte a consumir menos calorías. Comer platos más pequeños, por ejemplo, resulta en porciones más pequeñas y menor cantidad de calorías. Cambiar los bocadillos altos en calorías tales como papas fritas y galletas por verduras y frutas también puede contribuir a la pérdida de peso, como el limitar los alimentos altos en grasas trans y grasas saturadas, azúcar, sal y colesterol. Apunta a establecer hábitos alimenticios saludables que se mantengan fácilmente a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly caines | Traducido por florencia s. buera