Cómo conseguir un vientre plano atractivo en un mes

Un estómago plano y sensual es la ambición y la envidia de muchas mujeres y hombres. Se necesita compromiso y dedicación para un régimen de ejercicios y una alimentación limpia para conseguir un vientre plano. Dependiendo de tu nivel de condición física inicial y peso, es posible conseguir un vientre más plano y tonificado en tan sólo un mes. Trata de hacer ejercicio cinco o seis días de la semana y comer una dieta rica en nutrientes y baja en calorías para maximizar los resultados.

Moverlo, perderlo

Para conseguir un vientre plano, tendrás que quemar las capas de grasa extra que ocultan los músculos abdominales. El ejercicio cardiovascular eleva el ritmo cardíaco que aumenta el metabolismo y quema calorías para bajar de peso. Aumenta tus sesiones de cardio a cinco veces por semana y apunta a sesiones de 45 a 60 minutos a una intensidad moderada para bajar de peso. Los ejercicios como correr, nadar, montar en bicicleta y el senderismo trabajan los principales grupos musculares para impulsar la quema de calorías.

Obtén abdominales fantásticos

Los ejercicios de tonificación abdominal tonifican la zona abdominal para una apariencia esculpida y sensual. Trata de hacer ejercicios abdominales cuatro a cinco veces por semana y cambia a ejercicios diarios para evitar el aburrimiento y orientarte a los músculos rectos, oblicuos y profundos transverso del abdomen. Elige de cinco a ocho ejercicios por sesión y completa tres circuitos de punto a punta con un descanso entre series. Un entrenamiento podría incluir tablas frontales y laterales, abdominales, bicicleta, levantantamiento de piernas y tijeras. Haz cada ejercicio durante un minuto o hasta que la fatiga te lo impida.

El peso importa

Añade el entrenamiento con pesas a tu rutina de ejercicios para ver resultados en tu abdomen. El entrenamiento con pesas tonifica los principales grupos musculares del cuerpo, que definirán los brazos, los hombros, el pecho, la espalda, las piernas y los abdominales para un cuerpo bien formado en general. Haz una sesión de fuerza dos a tres días por semana dirigidas a la parte superior e inferior. Los ejercicios como sentadillas, estocadas, prensas de hombros de pie y giros con pelotas también trabajan la zona del núcleo mediante estabilizándote para que permanezcas en posición vertical y equilibrada. Elige entre ocho y 10 ejercicios para hacer por sesión; hasta que completes 12 repeticiones o hasta que te afecte la fatiga para un total de dos o tres series.

Magro y verde

Todo el ejercicio en el mundo no te ayudará a conseguir un estómago delgado si comes demasiada comida o las grasas equivocadas. Limpia tu dieta mediante la eliminación de alto contenido de grasa, alto contenido de azúcar y alimentos procesados ​llenando el plato de verduras, frutas, proteínas magras y grasas saludables con moderación. Come tres comidas al día y agrega uno o dos refrigerios ligeros, como una manzana con mantequilla de almendra o un batido de color verde, si tienes hambre.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer andrews | Traducido por natalia pérez