Cómo hacer que las viejas empuñaduras de golf luzcan como nuevas

Las empuñaduras de golf desgastadas pueden evitar que juegues tan bien como deberías. Cuando se desgastan por la edad o el uso constante, se vuelven resbaladizas. Así, tienes que apretar con más fuerza al volear palos con empuñaduras lisas, y esa tensión en el antebrazo puede restringir tu volea y restar distancia desde el tee. La mayoría de las empresas de empuñaduras recomiendan cambiarlas una vez al año o cada 40 rondas, pero un poco de mantenimiento puede ayudar a mantener las empuñaduras del palo en buenas condiciones durante más tiempo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Jabón de platos
  • Toalla de Golf
  • Alcohol de frotar (opcional)

Instrucciones

    Empuñaduras a base de goma

  1. Cepilla ligeramente las empuñaduras para eliminar la arena o suciedad suelta.

  2. Añade una onza (29 ml) de jabón para lavar platos a 2 galones (5,6 l) de agua tibia y agita la mezcla hasta formar espuma.

  3. Sumerge una toalla limpia de golf en el agua jabonosa y apriétala hasta que esté húmeda y ligeramente enjabonada. Frota las empuñaduras para limpiarlas. Puedes frotarlas suavemente con un cepillo, si lo prefieres. Nunca sumerjas las empuñaduras en el agua con jabón.

  4. Enjuaga las empuñaduras para eliminar cualquier residuo de jabón. Frota para secarlas o déjalas secar al aire libre.

    Empuñaduras suaves y porosas

  1. Limpia las empuñaduras con una toalla limpia para eliminar la arena o suciedad suelta.

  2. Humedece un paño limpio con una pequeña cantidad de agua o alcohol. Frota suavemente las empuñaduras para limpiarlas. Nunca utilices agua jabonosa en empuñaduras suaves y absorbentes, tales como las fabricada por Winn Grips, y nunca sumerjas este tipo de empuñadura en el agua. Tampoco uses cepillos sobre las mismas, ya que destruirías la suave capa superior.

  3. Frota suavemente las empuñaduras para secar y déjalas secar al aire libre.

Más galerías de fotos



Escrito por jeff rogers | Traducido por lucia ayala