Viaje y malaria

El turismo global puede exponer a los viajeros a muchas enfermedades diferentes. La malaria, una de las enfermedades más comunes, es causada por parásitos que llevan los mosquitos. De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, los viajeros e inmigrantes son la mayoría de los aproximadamente 1.500 casos de malaria que son identificados en los Estados Unidos cada año.

Áreas infectadas de malaria

Los viajeros están en riesgo cuando viajan a regiones cálidas del mundo, especialmente en países en vías de desarrollo, regiones tropicales y subtropicales. La malaria existe en más de 100 países y territorios. El CDC previene que la malaria está presente en grandes áreas de África y el Sur de Asia, algunas partes de América Central y del Sur, el Caribe, el Sureste asiático, Medio Oriente y Oceanía. Las temperaturas más cálidas ayudan a fomentar la malaria porque los parásitos necesitan un entorno cálido para completar su desarrollo antes de que puedan ser transmitidas a los humanos. No todos los países en climas cálidos tienen malaria. Algunos países han eliminado la enfermedad. En otros, el mosquito Anopheles que lleva el parásito de la malaria no está presente.

Preparaciones antes de viajar a áreas infectadas

Antes de partir en tu viaje, visita a un médico para determinar si visitarás un área infectada de malaria y qué medicamento antimalaria funcionará mejor para ti. Debido a que los medicamentos antimalaria no son 100 por ciento efectivos, el CDC recomienda viajar con repelente para insectos, camisetas de manga larga, pantalones largos y una red para mosquitos tratada con insecticida.

Medicamentos antimalaria

El CDC aconseja a los viajeros que tomen medicamentos antimalaria cuando viajen a áreas afectadas. Las cuatro opciones de medicamentos antimalaria enlistados por el CDC son Atovacuona/Proguanil (Malarone), Cloroquina, Doxiciclina and Mefloquina (Lariam). La Malarone es buena para viajeros de último momento porque su aplicación se inicia días antes de viajar a un área afectada por malaria. Los efectos secundarios son poco comunes. La malarone tiende a ser más costosa que otras opciones. No puede ser utilizada por mujeres que estén embarazadas o que estén amamantando a un niño que pese menos de 11 libras. La cloroquina es una elección popular para viajes largos porque se toma semanalmente. esta opción puede ser usada por mujeres embarazadas. Algunas áreas son resistentes a este medicamento, lo que no lo hace práctico para todos los viajes. La cloroquina necesita iniciarse una o dos semanas antes de viajar. La doxiciclina es otra opción para viajeros de último minuto. El medicamento se inicia uno o dos días antes de viajar a una zona donde ocurra la transmisión de malaria. Esta es una opción menos costosa. Los efectos secundarios son un mayor riesgo de sensibilidad al sol y malestar estomacal. Las mujeres embarazadas y los niños menores de ocho años no pueden tomar Doxiciclina. El Lariam se toma semanalmente y puede usarse durante el embarazado. No es efectivo en zonas con resistencia a la mefloquina. Los viajeros con cierta condición psiquiátrica, trastornos convulsivos o abnormalidades cardíacas no pueden tomar Lariam.

Síntomas

El CDC aconseja a los viajeros estar conscientes de los síntomas de la malaria para que puedan buscar atención si piensan que han contraído la enfermedad. Los síntomas incluyen fiebre, escalofríos, dolores de cabeza, dolores musculares y cansancio. Para la mayoría de las personas, los síntomas comienzan entre 10 días y cuatro semanas después de la infección. Es posible que una persona se sienta enferma apenas a los siete días o hasta un año más tarde. Si no se trata, puede desarrollarse una infección grave y ésta puede causar la muerte. Si se desarrollan los síntomas, el CDC aconseja a los viajeros buscar atención médica inmediata. Puedes tratar la malaria tomando los antibióticos correctos en una dosis adecuada.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa konkel | Traducido por alejandro moreno