Cómo viajar teniendo cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en Estados Unidos. Los informes de la Mayo Clinic reportan que se lleva más vidas que el cáncer de mama, ovario, próstata y colon combinados. Si se te diagnostica cáncer de pulmón temprano (estadio I) o tardío (fase IV), tu tratamiento probablemente incluirá la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia, los ensayos clínicos con medicamentos o una combinación de ellos. El cáncer de pulmón no tiene que impedirte hacer las cosas que te gustan, aunque viajar mientras estás en tratamiento puede ser difícil. Habla con tu médico acerca de los planes de viaje y haz los ajustes necesarios por tu salud.

Nivel de dificultad:
Difícil

Necesitarás

  • Medicamentos
  • Oxígeno
  • Silla de ruedas

Instrucciones

    Trabaja con tu doctor

  1. Habla con tu médico acerca de tus planes de viaje. Dile cuánto tiempo se vas a ausentarte y si vas a viajar en avión, automóvil u otro medio de transporte. Discute el propósito de tu viaje para que tú y tu médico puedan determinar si es necesario o puede retrasarse.

  2. Reúne medicamentos. Cualquier tratamiento para el cáncer de pulmón vendrá con medicamentos para controlar los efectos secundarios y el dolor. Solicita a tu médico que te escriba una receta que cubra el tiempo vas a estar de viaje.

  3. Mantén la información de contacto accesible. Si observas algún problema de salud o empeoramiento de los síntomas durante el viaje, ponte en contacto con tu médico inmediatamente. Solicítale que te remita a un profesional de la salud local si vas a estar en otro lugar por un tiempo.

  4. Comunícate con tu médico con regularidad mientras estás de viaje. Si el cáncer de pulmón no es causa activa del dolor o problemas, es probable que puedas contactarte con él con menos frecuencia.

  5. Visita a tu médico tan pronto como regreses del viaje.

    La gestión logística de viaje

  1. Decide cuál es la mejor manera de viajar. Tu oncólogo o médico de cabecera puede restringir que viajes en coche, o recomendar mantener tus vuelos cortos. Viaja en coche siempre que sea posible para que tengas un mayor control sobre el viaje.

  2. Empaqueta tu equipo médico necesario, como tanques de oxígeno o máquinas para ayudarte con la respiración. Lleva contigo una silla de ruedas para moverte para que puedas guardar fuerzas y ​​aliento. Mantén tu inhalador contigo en todo momento.

  3. Habla acerca de tus limitaciones y necesidades de alojamiento con las compañías aéreas, hoteles y otros establecimientos. Una compañía aérea te permitirá embarcar temprano y un hotel te puede dar una habitación adaptada para personas minusválidas. Aunque las empresas necesitan que avises con tiempo, deben estar dispuestas a ayudarte a viajar con el mayor bienestar que el cáncer de pulmón te permita.

  4. Considera comprar un seguro de viaje. Problemas médicos inesperados u hospitalización urgente pueden cancelar o retrasar tus planes de viaje. El seguro de viaje te asegurará el reembolso del dinero si pierdes las reservas y los tickets.

Más galerías de fotos



Escrito por cari oleskewicz | Traducido por vanina frickel