Cómo viajar con Parkinson

Padecer la enfermedad de Parkinson no significa que no puedas viajar, sino simplemente significa que tienes que pasar algún tiempo extra planificando tu viaje. En función de la evolución de tu enfermedad, puede que tengas que hacer algunos ajustes especiales, ya sea que viajes en automóvil, barco, tren o avión. La clave está en estar tan preparado como sea posible para minimizar el estrés y el riesgo y asegurar que tu viaje sea lo más agradable posible. Siempre consigue la aprobación de tu médico antes de viajar con Parkinson o cualquier otra enfermedad crónica.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Pastillero
  • Mochila

Instrucciones

  1. Viaja con un acompañante siempre que sea posible. Si viajas solo, busca en los capítulos de la National Parkinson Foundation Center (Fundación del Centro Nacional de Parkinson) el destino al que te diriges en caso de que necesites ayuda, busca información sobre médicos, servicios médicos o consejos para explorar tu ubicación con seguridad.

  2. Llama a la aerolínea con anticipación y solicita un asiento de pasillo que esté cerca de un cuarto de baño, y una silla de ruedas si tienes que caminar una gran distancia hasta el avión. Si vas a viajar en barco o en tren, verifica que tengas acceso a una silla de ruedas si es necesario, y asegúrate de que haya suficiente espacio a bordo si viajarás sentado en tu propia silla de ruedas.

  3. Solicita una habitación de hotel accesible para discapacitados en la planta baja al reservar la habitación. Confirma estos arreglos el día antes de salir de viaje.

  4. Empaca tu información de contacto de emergencia y tenlo a mano en todo momento. Siempre que sea posible, transpórtalo en tu cuerpo. Esto incluye el nombre de tu médico y su número telefónico, la información del seguro, los números de emergencia y una lista de todos tus medicamentos. Además, deja una copia con un familiar o amigo en tu casa.

  5. Lleva tus medicamentos contigo, dentro de sus envases originales, independientemente del modo de transporte que utilices cuando viajes. Tu equipaje puede perderse o el medicamento puede quedar inaccesible de otra manera. Si tienes que viajar con medicación líquida, consigue una nota de tu médico antes de viajar para evitar cualquier retraso al pasar por los controles de seguridad.

  6. Lleva contigo más medicamentos que los necesarios para que duren todo el viaje. En caso de regresar más tarde a casa o de perder tu medicamento, también lleva una receta escrita por tu médico y apréndete los nombres y las dosis de los medicamentos equivalentes en tu destino, si viajas fuera del país. Algunos países no honran las recetas extranjeras y podrán no prescribirte tu medicamento actual.

  7. Lleva una identificación que indique que padeces la enfermedad de Parkinson, o ponte una pulsera de alerta médica. Esto es especialmente importante si estás tratándote con varios medicamentos, viajas al extranjero o sufres de problemas de salud adicionales.

  8. Establece una rutina de medicamentos tan pronto como llegues a tu destino. Usa un pastillero u otro sistema para ayudarte a asegurar de no olvidar tomar tus medicamentos a tiempo.

  9. Cumple con el horario de toma de tus medicamentos, no importa lo cansado que te sientas después de llegar a tu destino. A menos que tu viaje sea largo, lo mejor es continuar con tu horario actual, aunque haya habido un cambio de horario. Además, el desfase horario puede aumentar cualquier somnolencia que normalmente experimentas por tus medicamentos o como una complicación habitual de la enfermedad de Parkinson, así que descansa un día completo antes de iniciar cualquier excursión.

  10. Trae tu propia comida y agua si vas a estar fuera de tu cabina o habitación de hotel durante más de unas pocas horas. Que no te sorprenda la incapacidad de tomar tus medicamentos o un aperitivo.

  11. Mantén el equilibrio al caminar usando una mochila o riñonera en lugar de llevar una cartera o un bolso. Esto debería ayudarte a reducir el riesgo de caídas debido a problemas de equilibrio asociados con la enfermedad de Parkinson. Utiliza una maleta con ruedas, si eso es más fácil que llevar el equipaje. Mejor aún, contrata un asistente que te ayude con tu equipaje.

  12. Elige zapatos con bastante espacio para los dedos, un buen apoyo y una suela de goma antideslizante para evitar caídas durante el viaje. Los tropiezos, resbalones y caídas son las complicaciones graves de la enfermedad de Parkinson, y es especialmente importante usar el calzado adecuado, mientras caminas por un terreno desconocido. The Cleveland Clinic (La clínica de Cleveland) recomienda usar un bastón u otro dispositivo para caminar para mantener el equilibrio, levantar los pies del suelo a cada paso y moverse lentamente y con cuidado al cambiar de posición.

Más galerías de fotos



Escrito por sandra ketcham | Traducido por priscila caminer