Viajar en avión con la nariz tapada

Si planeas viajar con una congestión nasal causada por una infección en los senos, alergias o un resfriado, es posible que desees repensar tus planes. A medida que la presión de la cabina cambie durante el ascenso y descenso del vuelo, puede que sufras un dolor severo o que experimentes otras complicaciones. Si no puedes postergar tu viaje, asegúrate de abordar el avión armado con el conocimiento y las herramientas para que tu vuelo sea lo menos doloroso posible.

Problemas con el oído medio

La trompa de eustaquio conecta el oído medio con la garganta. Su función principal es regular el flujo de aire dentro y fuera del oído medio para mantener una presión de aire igual a la del aire a tu alrededor. Cuando un avión comienza su ascenso o descenso, la presión de la cabina cambia rápidamente y la trompa de eustaquio entra en marcha para ajustar la presión dentro del oído. Si hay algo que se interponga en el camino del flujo de aire; por ejemplo, la obstrucción de la nariz tapada, puedes sentir una gran presión o dolor. Aunque la condición normalmente se corrige automáticamente una vez que la presión de la cabina vuelve a la normalidad, no es inusual experimentar vértigo temporal, tinnitus o pérdida de la audición que puede durar hasta seis semanas. En casos severos, el tímpano puede romperse, causando hemorragia y dolor.

Dolor sinusal

Los senos paranasales son cavidades llenas de aire que se encuentran alrededor de la nariz y en algunos de los huesos de la cara. Como es el caso con el oído medio, cuando una nariz tapada bloquea el flujo de aire en la cavidad sinusal y es incapaz de igualar la presión del aire en el ascenso o descenso del avión, puedes experimentar un severo dolor o presión en la frente, alrededor de tu la nariz o en los ojos. En casos graves, también puedes experimentar dolor de muelas o sangrados nasales.

Medicamentos

Si tienes que volar con la nariz tapada, ármate con un buen descongestionante, tal como clorhidrato de pseudoefedrina, si sufres un resfriado, o con antihistamínicos si las alergias son el problema. Los viajeros con alergias deben tomar su medicación unos 30 minutos antes de que el vuelo despegue, mientras que los que tienen un resfrío o infección sinusal deben tomar un descongestionante o un aerosol nasal aproximadamente una hora antes de que el vuelo aterrice. En cualquier caso, lleva algún calmante para aliviar cualquier dolor de oído o sinusitis que puedas sentir.

Consejos y trucos

Muchas azafatas aseguran que es eficaz aplicarse un poco de crema tópica mentolada debajo de la nariz antes de descender para mantener las fosas nasales lo más libres posible. Si sientes la presión en los oídos, usa una mano para cerrar los orificios nasales, inhala una gran bocanada de aire y cierra la boca e intenta empujar el aire hacia la parte posterior de la nariz. Al volar con bebés, ofréceles un chupete o dales un biberón durante el descenso, ya que el movimiento de succión puede evitar que sus oídos revienten. También es posible que desees invertir en un conjunto de tapones desechables para los oídos diseñados para proteger tus tímpanos, regulando la presión del aire.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah wickford | Traducido por rafael ernesto díaz