Verduras que son buenas para reducir las arrugas

Comer alimentos nutritivos sigue siendo una de las mejores maneras de ayudarte a envejecer mejor, tanto a nivel interno como externo. Una nutrición adecuada puede ayudar a las células de tu piel a regenerarse, a retener la humedad, a proporcionar protección solar y a reducir la cantidad y la gravedad de las arrugas. Los granos enteros, las frutas y las verduras son fuentes de vitaminas anti-envejecimiento, minerales y grasas saludables fundamentales. En el área de vegetales del pasillo de productos agrícolas, encontrarás diversos productos que te ayudarán a luchar contra las arrugas, desde verduras para cocinar hasta vegetales coloridos.

Verduras con vitamina C


Pimientos rojos y verdes.

La ingesta de las cantidades adecuadas de vitamina C parece estar directamente relacionada con el surgimiento de un menor número de arrugas, según señala un estudio publicado en la Revista Estadounidense de Nutrición Clínica (American Journal of Clinical Nutrition, o AJCN) en el 2007. La vitamina C ayuda a formar colágeno, proporciona protección contra el sol y actúa como un antioxidante, lo que parece reducir la incidencia de las arrugas, según el estudio. Las frutas cítricas son una opción obvia, pero también tienes opciones vegetales. Las verduras con alto contenido de vitamina C incluyen los pimientos rojos, los pimientos verdes, la coliflor, el brócoli, los tomates y las coles de Bruselas.

Verduras con vitamina E


Un plato de espinacas frescas.

La vitamina E protege la piel del sol, al tiempo que lucha contra los radicales libres y ayuda a la piel a combatir la sequedad, según el libro "Curación de prevención con vitaminas" ("Prevention’s Healing with Vitamins"). Las aceitunas contienen altas cantidades de vitamina E, al igual que muchas de las tradicionales verduras para cocinar, como las espinacas, las acelgas, las hojas de mostaza, las hojas de nabo y la col rizada.

Verduras con selenio


Un plato de brócoli al vapor.

Al igual que la vitamina E, el mineral selenio ayuda a combatir el daño que los rayos UV causan en la piel, de acuerdo con el libro "Prevención" ("Prevention"). Las verduras ricas en selenio son el brócoli, el ajo y la cebolla. Algunas partes de los Estados Unidos tienen suelos empobrecidos en selenio, por lo que puedes preguntar en tu servicio de extensión local si el suelo de la región es bajo en selenio para saber si debes cultivar tus propias verduras o comprarlas a los proveedores locales. Si el suelo local tiene bajos niveles de selenio, considera aumentar tu consumo con otros alimentos ricos en selenio, como el atún en conserva.

Verduras con grasa monoinsaturada


Un recipiente con aceite de oliva y aceitunas encurtidas.

La grasa monoinsaturada, también llamada "grasa buena", es alta en vitamina E, que protege la piel y tiene propiedades adicionales regeneradoras de las células, de acuerdo con la American Heart Association. Un estudio publicado en la Revista Británica de Nutrición (British Journal of Nutrition) en el 2010 reveló que un grupo de estudio de mujeres japonesas con una alta cantidad de grasa en su dieta, incluida la grasa monoinsaturada, tenían "una mayor elasticidad de la piel." Los vegetales empaquetados en aceite de oliva, como los tomates deshidratados, representan una buena fuente de grasa monoinsaturada buena para la piel y para la salud del corazón. Aunque los aguacates y las aceitunas no son verduras botánicamente hablando, muchas personas tratan a estas sabrosas plantas como si lo fueran. Independientemente de cómo las clasifiques, ambas son también una buena fuente de grasas monoinsaturadas. También cabe destacar el hecho de que las mujeres que tienen un alto consumo de grasa, combinado con el consumo de verduras amarillas y verdes ricas en vitaminas, tienen perceptiblemente menos arrugas.

Más galerías de fotos



Escrito por ellen douglas | Traducido por josé antonio palafox