Verduras saludables para comer crudas

Cuando tu madre te dijo que te terminaras todas las verduras, definitivamente sabía algo. En 2010, el USDA y el Department of Health and Human Services publicaron conjuntamente sus nuevas directrices dietéticas, que sugieren aumentar la cantidad de verduras en tu dieta. Las verduras están repletos de nutrientes importantes que brindan una amplia variedad de beneficios para la salud, incluyendo un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, la diabetes tipo 2, la degeneración macular, algunos cánceres y la diverticulitis. Comer verduras crudas es una manera fácil y rápida de añadir verduras a su dieta.

El bocado perfecto

Las nuevas recomendaciones del USDA y del HHS para verduras están específicamente orientadas a asegurar que tienes suficiente de los varios nutrientes importantes, particularmente, de fibra, ácido fólico, potasio y vitaminas A y C. El informe sugiere 2-1/2 tazas, o porciones de 5 a 13, de verduras y frutas cada día. Una de las maneras más fáciles para agregar más verduras a tu dieta es tener vegetales crudos en ensaladas y aperitivos. Las verduras son alimentos ricos en nutrientes, lo que significa que son bajos en calorías y toman mucho del paquete nutricional por porción. Si llevas un estilo de vida ocupado y necesitas tomar un aperitivo rápido, las verduras crudas pueden servir.

Verduras verdes oscuras

Las verduras verdes oscuras consiguen su color de la clorofila, un pigmento natural de la planta. Los pimientos, los pepinos y las verduras de hojas verde oscura tales como las espinacas se pueden comer crudas para recoger sus efectos sobre la salud. Según al especialista de alimentos y nutrición la Dra. Julie Garden-Robinson, estas verduras contienen luteína que --junto con la zeaxantina se encuentra en algunas verduras amarillas-- ayuda a reducir el riesgo de degeneración macular. El brócoli y las espinacas son ambas fuentes de ácido fólico y fácilmente se pueden comer crudas. Las hojas de la remolacha son ricas en potasio y pueden agregarse a una ensalada. Otras verduras verdes nutritivas son las lechugas frondosas y los aguacates.

Verduras rojas

Las verduras rojas contienen generalmente una generosa cantidad de pigmento antioxidante poderoso llamado licopeno, o antocianina. Aunque los tomates son técnicamente una fruta, se utilizan como verduras y se listan como tales. Los tomates también están definitivamente en la lista de las verduras rojas saludables que pueden comerse crudas. Harvard School of Public Health establece que los tomates y otras verduras rojas que contienen licopeno --que el cuerpo convierte en vitamina A-- pueden proteger contra el cáncer de próstata, de pulmón y de boca. Otros verduras rojas que son deliciosas comidas crudas son el pimiento rojo, los rábanos y la lombarda. Los pimientos rojos son también una fuente de vitamina C.

Verduras amarillas y naranjas

Las verduras de color naranjo y amarillo consiguen su color de pigmentos vegetales llamados carotenoides, los cuales existen en varias formas. Es bien sabido que las zanahorias son ricas en beta-caroteno, que también es convertido en vitamina A por tu cuerpo y funciona para mantener tu sistema inmune, la visión y la integridad de la membranas mucosas. Por supuesto, las zanahorias pueden consumirse crudas, al igual que los pimientos amarillos, la calabaza amarilla y el tomate amarillo. Las zanahorias también son ricas en potasio.

Verduras blancas

Las verduras blancas que pueden comerse crudas incluyen las cebollas y el ajo. Estas verduras blancas contienen el compuesto de alicina de la planta, el cual puede ayudar a bajar la presión arterial alta y los niveles de colesterol y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y el cáncer de estómago.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn meininger | Traducido por valeria garcia