Verduras crucíferas y control de la tiroides

Existen orientaciones contradictorias en cuanto a la relativa salubridad o nocividad de las verduras crucíferas. Por un lado, se recomienda comer verduras crucíferas en abundancia porque entre más se consuman, menos probabilidades hay de desarrollar cáncer de tiroides o de otro tipo. Por el otro, se recomienda limitar el consumo de verduras crucíferas, ya que pueden causar hipotiroidismo y bocio.

Verduras crucíferas

Es importante entender primero qué son las verduras crucíferas. La palabra crucíferas se refiere al patrón en forma de cruz hecho por la formación de cuatro pétalos de las verduras, que puede verse en una col de Bruselas, una cabeza de repollo o un brote de brócoli. Otros miembros de la familia de las crucíferas incluyen las hojas de mostaza, la col rizada, los rábanos, los nabos, la coliflor y el colirrábano.

Bociógenos

Las verduras crucíferas contienen todos los glucosinolatos, que cuando se metabolizan forman una sustancia llamada goitrina, una hormona que interfiere con la síntesis de la hormona tiroidea. Cuando los animales comen grandes cantidades de vegetales crucíferos, desarrollan hipotiroidismo, lo que ha provocado la especulación de que los seres humanos pueden verse afectados de forma similar.

Yodo

A diferencia de los animales, los seres humanos sólo desarrollan hipotiroidismo cuando también existe una insuficiencia de yodo. En los Estados Unidos, los suplementos de yodo han erradicado básicamente la deficiencia de yodo en el país, pero algunos médicos aún recomiendan que los pacientes enfermos de la tiroides limiten su ingesta de verduras crucíferas.

Prevención del cáncer

Las verduras crucíferas se encuentran entre las más protectoras contra el cáncer, de acuerdo con una revisión de 206 estudios en humanos y 22 en animales publicados en la edición de octubre de 1996 de la “Journal of the American Dietetic Association”. Las verduras crucíferas representan sólo alrededor del 10% al 25% del consumo de verduras en una dieta típica de América del Norte, alrededor de 25 a 30 gramos por día en comparación con los casi 100 gramos por día en la dieta típica china. Todas las verduras son benéficas para la prevención del cáncer, con especial énfasis en las verduras de colores brillantes, las de color verde oscuro, las allium como la cebolla y el ajo, y las verduras crucíferas. En la actualidad, los estadounidenses consumen sólo alrededor de 2,6 tazas de frutas y verduras cada día, en comparación con las 5,5 tazas recomendadas en las Dietary Guidelines For Americans (Guías Dietéticas para los Estadounidenses) de 2010.

Más galerías de fotos



Escrito por chance woods | Traducido por josé antonio palafox