Té verde y problemas de hígado

El té verde puede ayudar o no a tu hígado, dependiendo de cómo lo consumas y en qué cantidades. Mientras que beber una cantidad moderada de té verde puede reducir el riesgo de cáncer de hígado y otras enfermedades del mismo, tomar grandes cantidades de suplementos de té verde podría tener efectos tóxicos sobre el hígado.

Ingredientes

El té verde, un té sin fermentar, contiene grandes cantidades de antioxidantes llamados polifenoles. Los antioxidantes pueden reducir el daño celular atacando los radicales libres, moléculas creadas por toxinas ambientales así como también por las funciones corporales normales. Los antioxidantes pueden neutralizar el daño causado a las células que pueden conducir al envejecimiento, a enfermedades como el cáncer o enfermedades del corazón.

Beneficios potenciales

Varios estudios han demostrado que el té verde tiene beneficios potenciales en el tratamiento o prevención de las enfermedades del hígado. Un amplio estudio japonés llamado estudio Ohsaki informó en la edición de diciembre de 2009 de “Cancer Causes and Control” que encontró que beber té verde estuvo inversamente relacionado con el riesgo de desarrollar cáncer de hígado. Los hombres que bebían cinco o más tazas por día tenían un 37% menos de riesgo que aquellos que bebían una o ninguna tazas por día, mientras que las mujeres reducen su riesgo en un 50%. Una revisión china de 10 estudios reportó en la edición de agosto de 2008 de “Liver International” sobre los efectos del té verde sobre la enfermedad hepática e informó que en ocho de 10 el té verde tuvo un efecto protector contra enfermedades del hígado.

Riesgos potenciales

Los suplementos de té verde contienen cantidades concentradas de polifenoles, incluyendo epigallocatechin-3-gallate, también conocido como EGCG. El consumo de entre 700 y 2000 mg al día condujo a los efectos tóxicos del hígado en nueve informes anecdóticos del caso, según un artículo publicado por investigadores de Rutgers de la State University of New Jersey en la edición de marzo de 2007 de “Chemical Research and Toxicology". Cuando los pacientes dejaron de tomar los suplementos, desaparecieron sus problemas del hígado. Los estudios en animales también han demostrado que altas dosis de EGCG pueden causar toxicidad en el hígado, llevando a la muerte de perros y ratas.

Consideraciones

Si te gusta beber té verde, beber hasta 10 tazas al día parece tener beneficios positivos en el hígado, según la University of Maryland. Si tienes o estás en riesgo de desarrollar una enfermedad del hígado, quédate con el té y omite los suplementos de té verde, que pueden contener hasta 50 veces la cantidad de polifenoles en una sola taza, afirma el autor Chung Yang de Rutgers en el sitio web de New Scientist.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por marcela carniglia