¿El té verde es antiinflamatorio?

El té verde se ha consumido durante miles de años, y en las décadas pasadas la ciencia ha descubierto una serie de usos medicinales de esta hierba popular. El té verde tiene propiedades antiinflamatorias potentes debido a los antioxidantes que posee. Se ha investigado su papel en el tratamiento de enfermedades causadas por la inflamación, incluyendo aterosclerosis, enfermedades hepáticas, enfermedad inflamatoria del intestino y una variedad de cánceres.

Cáncer de próstata

Una conferencia de investigación en 2012 sobre prevención del cáncer presentó pruebas de que los hombres con cáncer de próstata que consumieron té verde antes de someterse a la cirugía de extirpación de próstata había reducido los marcadores de inflamación, según señala el National Cancer Institute. El NCI también señala que la investigación reciente ha revelado que los hombres con un precursor específico para el cáncer de próstata fueron capaces de reducir su riesgo por el consumo de té verde. El University of Maryland Medical Center señala que se ha demostrado que el té verde muestra por lo menos cierta eficacia en el tratamiento de una variedad de otros tipos de cáncer incluyendo el de próstata, estómago, piel, páncreas, ovario, mama, pulmón, esófago y colorrectal.

Cáncer de mama

Una de las sustancias anticancerígenas más potentes del té verde es un polifenol conocido como galato de epigalocatequina, o EGCG. Esta sustancia puede ser eficaz para librar el cuerpo de las células tumorales, cuando se utiliza junto con la quimioterapia o la radiación. Un estudio publicado en "Lasers in Surgery and Medicine" en 2011 encontró que las propiedades antiinflamatorias del EGCG aumentó la muerte de células cancerosas en las células de cáncer de mama.

Aterosclerosis

La aterosclerosis es una enfermedad inflamatoria que puede provocar un accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca. Un estudio publicado en "Annual Review of Pathology" en 2006 señala que los marcadores inflamatorios se utilizan para controlar la progresión de la aterosclerosis y que las terapias antiinflamatorias se pueden utilizar para combatir eficazmente la enfermedad. El té verde puede ayudar a prevenir la aterosclerosis y las enfermedades coronarias a través de sus propiedades antioxidantes, que ayudan a los niveles de colesterol y triglicéridos. La University of Maryland Medical Center señala que beber 3 tazas de té verde al día puede disminuir el riesgo de ataque al corazón -una enfermedad causada por la aterosclerosis- en un 11%.

Enfermedades del hígado

Un estudio publicado en 2011 en "Cancer Epidemiology" registró los efectos del consumo de té verde, en lo que respecta a la inflamación, en individuos chinos afectados con carcinoma hepatocelular o HCC (por sus siglas en inglés) -la forma más común de cáncer de hígado. El estudio encontró que aquellos que bebían té verde por más de 30 años estaban en menor riesgo para desarrollar HCC, en comparación con aquellos que no bebían té verde. El estudio concluyó que el té verde podría desempeñar un papel en la prevención de HCC, particularmente en aquellos con mayores factores de riesgo, como el consumo de alcohol, tabaquismo o hepatitis.

Protección cardiaca

De acuerdo con un estudio publicado en "Cardiovascular and Hematological Disorders Drug Targets" en 2007, los polifenoles del té verde contienen agentes antiinflamatorios y antioxidantes que pueden proporcionar protección cardiovascular. El estudio señala que el EGCG es el componente más potente y activo del té verde y puede proteger contra el daño celular al detener a los radicales libres de robar electrones de los tejidos grasos y bloquear la producción excesiva de sustancias proinflamatorias.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por esteban arenas