Las ventajas de saltar en una cama elástica en lugar de correr

Saltar en una cama elástica, también llamado rebotes, ofrece más beneficios significativos que correr para el individuo que quiere cuidar su salud. La gente con problemas de salud podría encontrar que saltar en una cama elástica es mejor para las articulaciones y huesos, y cada uno puede hacer una rutina de ejercicios conveniente de bajo impacto mientras mejora el equilibrio y la circulación linfática. Consulta a tu médico antes de empezar cualquier programa de ejercicio y usa precauciones de seguridad al saltar en una cama elástica.

Menor impacto

Saltar en una cama elástica ofrece una rutina aeróbica sin el impacto en los huesos que genera correr. Cuando corres, estás en el aire más tiempo que cuando caminas. Cuando tu pie toca el suelo, hace contacto con una fuerza mayor, o impacto. Este impacto, si bien es útil para aumentar la masa ósea, puede causar dolor en las articulaciones y ponerte en un mayor riesgo de lesiones. Cuando saltas en una cama elástica, la superficie gomosa cede a la fuerza ejercida por tu cuerpo cayendo, reduciendo el impacto en tus huesos y articulaciones. Hacer este tipo de ejercicio quema alrededor de la mitad de calorías que correr 5 millas por hora.

Control de equilibrio

Si tienes una condición médica que te predispone a caer, saltar en una cama elástica puede mejorar tu sentido del equilibrio. Un estudio del 2005 publicado en el “Journal of Clinical Rheumatology” encontró que los pacientes con osteoartritis de la rodilla ganaron la habilidad de sentir la posición de las articulaciones mejor después de usar una cama elástica. La habilidad de sentir la posición de las articulaciones ayuda a mejorar el equilibrio y puede ayudar a prevenir caídas.

Circulación mejorada

Durante la altura de tu salto en una cama elástica, logras un momento sin peso temporal. El efecto disminuye momentáneamente la masa corporal más baja y ayuda a redistribuir los fluidos, como la linfa y la sangre, que puede ayudar a mejorar tu circulación además de realizar una función de limpieza de tus glándulas linfáticas.

Conveniencia y privacidad

Al menos que tengas tu propia pista interior o elijas correr en el lugar, necesitas una larga extensión de terreno para poder correr. Con una cama elástica, especialmente un mini-trampolín, puedes ejercitar casi en cualquier lugar. Los mini-trampolines pueden ser usados en el interior y guardados en un armario o debajo de la cama. Algunos modelos se pliegan para transportarlos más fácilmente. Las camas elásticas grandes entran en la mayoría de los jardines pero podrían requerir que construyas una cerca o instales una puerta trabada para cumplir con los requisitos del seguro.

Más galerías de fotos



Escrito por viola horne | Traducido por maría marcela mennucci