Las ventajas de jugar juegos educativos con los niños

Hay una gran variedad de juegos educativos para niños, incluyendo juegos de mesa, de cartas, rompecabezas interactivos y videojuegos. Muchos niños disfrutan del reto de participar en juegos, y el proceso de participar en algunas actividades puede hacerlos más inteligentes y aumentar sus habilidades. Los juegos ayudan a los niños a desarrollar sus habilidades motoras, sus capacidades sociales, su memoria y su creatividad, entre otras.

Habilidades motoras

Sobre todo para los bebés y los niños de kinder, los juegos de mesa y otros juegos educativos que invitan a la interacción física juegan un papel importante en el desarrollo y progreso de las habilidades motoras. Los juegos como el Twister, el cual exige destreza manual y un balance fuerte, ayudan a los niños a coordinar el cuerpo con el cerebro y a experimentar la forma en la que ambos cooperan. Los juegos electrónicos y de video avanzados también ayudan a mejorar la coordinación ojo-mano y la concentración visual.

Desarrollo social

Según la Dr. Shari Nethersole, una doctora en el Children’s Hospital (Hospital de niños) en Boston, los juegos interactivos tienen beneficios importantes en el desarrollo de habilidades sociales, pues alientan la comunicación diplomática y organizada entre los niños. Cuando los adultos no juegan, los niños tienen que negociar las reglas, seguir un sistema de instrucciones, y tomar turnos para que el juego fluya. Los juegos educativos inspiran la cooperación y pueden incluso jugar un papel importante en el desarrollo de las habilidades para resolver conflictos y de mediación.

Concentración

La revista Scholastic Parent & Child subraya el hecho de que muchos juegos educativos, sobre todo los juegos de mesa, tienen el poder de mejorar la concentración de los niños y de aumentar su espectro de concentración. Los niños que se frustran con facilidad y que suelen abandonar actividades al no ver que haya ningún resultado rápido tienden a apegarse a los juegos por más tiempo porque existe la posibilidad de avanzar y obtener una recompensa. Lo más fundamental, es que el apegarse a un juego y pasar por el proceso puede ayudar a los niños a desarrollar su paciencia y su madurez.

Autoestima

El Dr. Mark Friffiths, un profesor de psicología en la Universidad Nottingham Trent, afirma que muchos videojuegos educativos parecen aumentar el autoestima e infundir sentimientos positivos asociados al logro. Los juegos educativos, ya sea que traten de resolver un rompecabezas o competir en un espacio virtual, ofrecen recompensas por tareas que los niños han logrado de forma independiente y puede inspirarlos a tomar riesgos productivos en otras áreas de sus vidas también.

Memoria

Los juegos de mesa, de concentración o de actividades matemáticas requieren de la memorización y de la repetición hasta lograr el éxito, por lo que los niños que los juegan usualmente aprenden las ventajas de ejercitar estas habilidades. Ya que muchos exámenes y cuestionarios en la escuela primaria, secundaria e incluso en los grados posteriores, tienen formatos parecidos a los que pueden encontrar en los juegos de mesa o en los didácticos, los niños tienen mejores posibilidades de tener buenas calificaciones al aprender a manejar estos sistemas y formatos en un ambiente de juego.

Más galerías de fotos



Escrito por carly schuna | Traducido por karly silva