Ventajas de ser un jugador de baloncesto

Mientras el locutor grita: "¡lanza y encesta!", a menudo se asocia con el deporte del baloncesto, pero ser un jugador de baloncesto es algo más que ganar. El baloncesto te beneficia cuando ganas, cuando pierdes y cuando ni siquiera sales de la banca. Puede mejorar tu salud y enseñarte habilidades para toda la vida.

Mejoras físicas

Dependiendo de lo fuerte que corras por la cancha de arriba a abajo, el baloncesto te proporciona de moderada a vigorosa intensidad de entrenamiento. Una hora de baloncesto puede quemar más de 600 o 700 calorías. Driblar, hacer pases y tiros mejora la coordinación, mientras más minutos juegues en un partido, mayor resistencia física construyes. También aumenta los músculos de los brazos, piernas y estómago.

Refuerzo mental

No tienes que ganar todos los partidos de baloncesto para mejorar tu salud mental. La mejora física que recibes del baloncesto ayuda a liberar endorfinas en el cerebro, lo que hace que te sientas mejor emocionalmente. También puedes dormir mejor por la noche, sintiéndote más descansado y alerta al día siguiente. Cuando estás bajo presión en el trabajo o la escuela, jugar básquetbol o practicar ejercicios puede ayudar a enfocar tu energía y eliminar el estrés. Lograr los triples o mejorar tu porcentaje de tiros libres puede darte una altura natural.

Lecciones de trabajo en equipo

Si bien los Kobe Bryant del mundo a veces puedan hacer parezcer lo contrario, el baloncesto es un trabajo en equipo. Incluso un jugador estrella no puede hacerlo todo. Los cinco compañeros de equipo en la cancha deben trabajar juntos para crear jugadas. El baloncesto te enseña a trabajar como una unidad, pasando el balón, compartiendo asistencias y bloqueando al oponente para que alguien más pueda anotar los dos puntos. Te enseña a tomar turnos y darle a tu equipo el todo cuando entras a la cancha. Puede que nunca comiences un juego, pero ofrecer alivio a uno de los que lo inician más tarde en el juego, mantiene al equipo funcionando de manera eficiente y así ningún jugador se quema.

Habilidades sociales

Ya sea que estés jugando en una liga competitiva o simplemente recreándite en el parque, el baloncesto beneficia tu vida social. Puede formar amistades para el final de la temporada o que duran por años. Incluso si no te conviertes en amigo de varios miembros de tu equipo, las habilidades que aprendes sobre los diferentes tipos de personalidad pueden ayudarte en situaciones fuera de la cancha. Puedes aprender a relacionarte mejor con personalidades difíciles en el trabajo, por ejemplo. El baloncesto puede darte más confianza en tu vida diaria, y puede ayudarte a que acepte esos momentis en que no ganas o consigues lo que quieres.

Más galerías de fotos



Escrito por ivy morris | Traducido por mary gomez