Ventajas y desventajas de jugar fútbol en césped artificial

Para el fútbol, colegios, centros recreativos e incluso algunas ligas profesionales optan cada vez más por campos de césped sintético por sobre los naturales. El césped sintético o artificial consta de hojas de hierba artificial cosidas en un material de soporte y dispersas/intercaladas con cuentas de goma y arena. En el 2004, la FIFA, el organismo rector del fútbol internacional, aprobó los céspedes sintéticos para las ligas de fútbol de todo el mundo. El césped artificial resuelve muchos problemas asociados con el césped natural; sin embargo, mucha gente, incluyendo a algunos jugadores de fútbol profesional, se han pronunciado en contra del uso del césped artificial.

Costos y mantenimiento

Un menor costo y menor mantenimiento constituyen algunas de las principales razones por las cuales las instalaciones ponen césped artificial. Éstos no requieren de siega y con poca frecuencia requieren que se les pinte las líneas. No se les hacen surcos, hoyos y protuberancias que el personal de mantenimiento tiene que rellenar con arena o tierra, como con un césped natural. Los clubes no tienen que regarlos con regularidad o plantar nuevas semillas de césped cuando éste muere durante los períodos de sequía. Sin embargo, contrario a la creencia popular, en el 2009, la Sports Turf Managers Association o STMA, calculó un coste del mantenimiento anual de alrededor de US$14,000 para un campo de césped natural en un estadio universitario, mientras que el coste del mantenimiento de un césped artificial fue de casi US$23,000.

Tiempo de juego

Si bien se reconocen los costes del mantenimiento de los céspedes sintéticos en comparación con los naturales, Fieldturf, el principal fabricante de césped, señala que las organizaciones y los clubes pueden obtener una mejor ganancia con el césped sintético, ya que permite más tiempo de juego. Éste permite que los partidos sigan durante todo tipo de clima; con excepción de truenos y relámpagos. La lluvia, que puede causar que un club posponga e incluso cancele un partido por completo debido a las pobres condiciones del juego y los graves daños al campo natural, no afecta a las ligas que juegan en césped artificial.

Calzado y lesiones

El césped artificial permite que los jugadores utilicen una variedad de calzado, incluyendo tacos, botines o calzado para césped, un calzado híbrido que se parece a los tacos como con una especie de suelas abultadas en la parte de abajo. Debido a que el césped artificial está hecho de materiales sintéticos, no se rasga como el pasto, lo que permite el paso al entrar en contacto con los tacos y consecuentemente, causando paradas bruscas o discordantes. La STMA afirma que la dureza y la poca resistencia del césped artificial conduce a mayores lesiones. Sin embargo, el estudio de la FIFA durante el Campeonato Sub-17 en Perú del 2005, el primer torneo internacional de fútbol jugado en césped artificial, concluyó que hubo muy pocas diferencias en la incidencia, la naturaleza y las causas de las lesiones observadas en los partidos jugados en dicho césped, en comparación con los jugados en uno natural.

Ritmo de juego

Un terreno perfectamente liso y plano permite pases suaves y rápidos, mientras que los surcos, baches y un césped desigual o con gradaciones interrumpen el movimiento del balón. Todos estos obstáculos están ausentes en un césped artificial. Entre más cortas las hojas del césped, más rápido viaja el balón y los jugadores pueden correr más rápido. En un campo de césped natural, el ritmo del juego depende de la calidad del terreno, cuán corto sea el podado del césped y cuán reciente fue podado. En un campo sintético, los jugadores pueden confiarse de un podado constante e incluso uno parejo. Por otro lado, muchas ligas profesionales como la Premier League Inglesa, se niegan a utilizar césped artificial, pero también tienen el dinero, los empleados y el equipo para preparar campos de césped perfectos antes de cada partido, lo que un centro recreativo promedio o un club de fútbol competitivo no tiene. En el 2007, la celebridad de fútbol, David Beckham del Galaxy de Los Ángeles se negó a jugar contra el Toronto FC en el estadio de la casa de Toronto, el BMO Field, debido a su césped artificial.

Dureza y calor

Debido a que el césped artificial es plano y más duro que el real, el balón tiende a rebotar alto al chocar contra el suelo, tomando por sorpresa a los jugadores al a veces rebotar directo con ellos. Sin embargo, el clima seco puede causar que los campos de césped natural también se endurezcan, creando superficies de juego de tierra apelmazada y dura. Mientras que el césped artificial puede no estar a la altura de un campo natural de primera categoría, algunos campos de césped natural con un mantenimiento deficiente pueden exasperar a los jugadores. Por otro lado, los céspedes artificiales contienen millones de pequeñas cuentas de caucho dispersas a lo largo de las hojas del césped, que suavizan el impacto. Sin embargo, por lo general, estas cuentas son de color negro y en un día caluroso y soleado atraen el sol y se calientan como el asfalto, provocando que la superficie de juego sea caliente para los pies e incluso, posiblemente erosionan en los tacos. La STMA afirma que la temperatura media de la superficie de un campo de césped artificial puede llegar a 117,38 grados Fahrenheit, mientras que la tierra sólo llega a 98,23 grados Fahrenheit.

Más galerías de fotos



Escrito por nadine smith | Traducido por ana karen salgado beltrán