Ventajas y desventajas del agua en botella

Aunque nunca había sido oído hace una generación, el agua embotellada se ha vuelto una parte ubicua de la experiencia americana. Muchas personas mantienen una botella consigo en cualquier momento, bebiendo varias a lo largo del día, pensando que están haciendo algo bueno. Ciertamente es más sano para tu cuerpo que las gaseosas o bebidas dulces, y definitivamente es conveniente. Pero comprar agua embotellada habitualmente no le hace bien a tu billetera ni a tu planeta.

Conveniente

El punto principal de la venta de agua embotellada es su conveniencia. Es aliviador tener un suministro listo de agua para beber contigo mientras estás en el auto, caminando en las montañas, corriendo o en cualquier lugar donde el agua no sea de fácil acceso. Sin agua embotellada, muchas personas podrían virar hacia gaseosas llenas de azúcar o jugos para aplacar una sed inconveniente. El agua embotellada es una alternativa más sana cuando se trata de mantenerse hidratado sobre la marcha.

Regulada / Limpia

La U.S. Food and Drug Administration regula la producción de agua embotellada, por lo que puedes estar seguro de que el agua en la botella está limpia y libre de contaminantes. La U.S Enviromental Protection Agency regula tu agua de canilla de la misma forma, pero no siempre hay una canilla de agua limpia. Luego de un desastre natural, las líneas de agua pueden estar interrumpidas, y las plantas que tratan el agua pueden estar desconectadas por un tiempo, lo que significa que el suministro de agua que llega a tu hogar puede estar contaminado o ser completamente inexistente. En estos casos, el agua embotellada puede literalmente salvar tu vida.

Costosa

Dependiendo del tamaño y marca de la botella, el agua embotellada varía dramáticamente en cuanto a su precio. La única constante es que siempre cuesta más que llenar un vaso de agua en tu canilla. Cuando compras agua embotellada, el agua misma solo cuesta unos centavos, el resto del dinero va hacia el embalaje, envío, propaganda y otros costos administrativos, con solo un 25 o 30% de ganancia al fabricante. Según el Natural Resources Defense Council, el agua embotellada es más costosa que la leche, el vino y el aceite.

Desperdicio

El mayor problema con el agua embotellada es el desperdicio. Cuando el agua se acaba, la botella permanece. El New York State Department of Enviromental Conservation dice que los americanos usaron 31 mil millones de botellas de agua en 2006, y las botellas usadas en New York solamente, podrían llegar a hasta la luna si fueran apiladas. El 90% de las botellas de agua terminan en la basura, desperdiciando la energía y los materiales que se usaron para hacerlas. Recicla tu botella vacía de agua. Mejor aún, compra botellas de agua reutilizables y vuelve a llenarlas con agua de la canilla para ahorrar dinero y ayudar al medio ambiente.

Más galerías de fotos



Escrito por angela brady | Traducido por lautaro rubertone