Ventajas y desventajas de continuar con la lactancia con niños mayores de un año y medio

En los primeros 4 a 6 meses de vida de tu bebé, la leche materna es el único alimento que tu bebé necesita. La lactancia materna es importante hasta que tu bebé cumpla su primer año, pero muchas madres optan por continuar durante los primeros años de vida, y puedes amamantar durante el tiempo que tú y tu bebé se sientan cómodos con esta situación, según la Academia Americana de Pediatría. Sin embargo, ya que algunos niños maman con fines de comodidad, habla con el pediatra de tu hijo sobre la importancia del equilibrio de la leche materna con alimentos sólidos, para que tu bebé reciba los nutrientes adecuados.

Horario

Algunos niños pueden mamar una vez al día, tal vez a la hora de acostarse o antes de una siesta. Otros pueden querer mamar periódicamente durante el día. Un niño que lacta por comodidad es posible que desee mamar si tiene un mal sueño, si se cae y se pela las rodillas o si quiere reunirse contigo cuando llegas a casa del trabajo. Observa las señales de tu niño sobre cuándo quiere mamar, sugiere el sitio web Qué esperar. Al mismo tiempo que le estás ofreciendo comodidad a tu niño, la lactancia materna prolongada ofrece beneficios para la salud, tanto para la tuya como para la de tu bebé.

Beneficios

Para la mayoría de los niños pequeños, la lactancia no se trata tanto de la comida, ya que se trata de estar cerca de mamá y de reafirmar su presencia cuando el niño se siente inseguro, está herido o se siente solo. La lactancia extendida aumenta el vínculo que tienes con tu niño, especialmente si trabajas y no puedes pasar las horas con él. Los nutrientes que tu niño recibe de la leche ayudan al niño a crecer y a desarrollarse y aumentan la inmunidad, de acuerdo con MayoClinic.com. Esto protege a tu hijo de los problemas de salud futuros, como la presión arterial alta y la obesidad, aumenta la cognición y le da a tu niño un poco de tiempo de tranquilidad en medio de sus actividades diarias, afirma el sitio web Qué esperar.

Desafíos

Uno de los inconvenientes asociados a amamantar a tu niño tiene que ver con la opinión exterior sobre el tema. Puedes ser objeto de comentarios groseros si amamantas en público y tu familia y amigos pueden no entender por qué continúas haciéndolo. Algunas mamás reportan que el destete es más difícil una vez que tu bebé comienza a caminar. Esto podría deberse a que se ha convertido en un hábito, o porque algunos niños son tercos. Sin embargo, el destete es mucho más fácil cuando el niño lo inicia, señala MayoClinic.com, y muchos niños dejan de depender de la mamá cuando pierden la paciencia para sentarse quietos el tiempo suficiente para amamantar. Algunos niños pequeños pueden usar la lactancia como una manera de entretenerse cuando están aburridos o simplemente para llamar tu atención.

Hacerlo funcionar

Si estás comprometido con la lactancia materna prolongada, se puede hacer que funcione para todos los involucrados. Es importante asegurarte de que tu niño esté comiendo una variedad de alimentos de cada grupo para optimizar su crecimiento y desarrollo, por lo que amamantar después de una comida es una manera efectiva para equilibrar ambos. Si te preocupas por la opinión de los demás con respecto a tu elección, que los demás sepan que la decisión es tuya y luego confía en tus instintos, recomienda MayoClinic.com. También puedes tratar de hacerle saber a tu niño que la lactancia sólo se produce en casa y no en el medio de la tienda de comestibles o en el parque lleno de gente. Trabaja en otras maneras de entretener a tu niño y crear nuevas formas de consolarlo mientras se mueve hacia los años preescolares, como abrazos o recostarse juntos en una manta en el sofá.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por azul benito