Ventajas y desventajas de comer ajo

El ajo se ha utilizado en todo el mundo para fines culinarios y medicinales desde hace miles de años. Su sabor satisfactorio hace que sea un complemento perfecto para cualquier plato. Por otra parte, el ajo es rico en antioxidantes y bajo en calorías, lo cual ofrece muchos beneficios de salud. Aunque se están realizando estudios para conocer todas las ventajas del ajo, sus beneficios son mayores que sus inconvenientes. Incluye el ajo como parte de tu dieta para disfrutar de las múltiples ventajas que ofrece, a menos que tengas un problema que el ajo puede afectar.

Beneficios cardiovasculares

Comer ajo regularmente puede reducir tus riesgos para varios problemas cardiovasculares, como infarto de miocardio, hipertensión arterial, aterosclerosis y otras enfermedades del corazón, según informa la Universidad de Maryland Medical Center. La alicina (producida cuando el ajo es machacado) es rica en diversos compuestos que contienen azufre, tales como sulfuro de hidrógeno, que puede beneficiar a la salud de tu corazón. El sulfuro de hidrógeno relaja los vasos sanguíneos, lo que ayuda a disminuir la presión arterial y disminuir tus riesgos de ataque cardiaco, explica "Natural News". El ajo tiene un efecto de adelgazamiento en la sangre, lo cual puede ayudar a prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Propiedades anti cancerígenas

Las propiedades anti-cáncer del ajo pueden reducir tus riesgos de varios tipos de cáncer, incluyendo cáncer gastrointestinal, colon, estómago, esófago, mama y páncreas. Las propiedades antibacterianas del ajo tienen la capacidad de bloquear y detener la formación y activación de sustancias causantes de cáncer, informa el National Cancer Institute. Además, el ajo puede reforzar tu sistema inmunológico, lo que puede ayudarte a combatir el cáncer y otras enfermedades, como la gripe y el resfriado. Calentar el ajo puede destruir sus propiedades contra el cáncer, informa "Journal of Nutrition".

Problemas gastrointestinales

Puedes experimentar trastornos gastrointestinales, como distensión abdominal y diarrea, si comes ajo en grandes cantidades. Comer el ajo junto con la comida puede ayudar a reducir estos efectos secundarios. Evita comer ajo si tus síntomas gastrointestinales continúan. Otros efectos secundarios menores que pueden surgir después de comer ajo incluyen mal aliento, olor corporal, pérdida de apetito, fatiga, dolores musculares y alergias tales como erupciones en la piel.

Posibles interacciones

El ajo puede interactuar con varios medicamentos, incluyendo a la insulina, medicamentos antivirales, anticoagulantes, anti-inflamatorios y algunos anticonceptivos. Por ejemplo, el ajo como un diluyente de la sangre puede hacer que los medicamentos anticoagulantes sean más fuertes, aumentando las probabilidades de sangrado. Consulta a tu médico antes de incorporar el ajo en tu dieta, especialmente si usas con regularidad alguna de estas medicinas.

Más galerías de fotos



Escrito por jean harvey-berino | Traducido por daniela laura arjones