Ventajas de una derecha en posición abierta

Es probable que, cuando aprendiste a jugar tenis, se te haya enseñado la posición cuadrada clásica (torso y pies más o menos perpendiculares a la red) al momento de hacer una derecha. Sin embargo, si tus habilidades han mejorado, tal vez quieras usar la posición abierta (el cuerpo girado casi mirando hacia la red) debido a sus diversas ventajas. Tener más de una posición en tu arsenal es crucial para los partidos modernos de tenis, ya que ninguna posición funciona para todos los tiros. Optar por una posición abierta depende de la situación del punto, el ritmo de la pelota y tu ubicación en la cancha.

Principios básicos

La posición abierta comienza pivotando y rotando las caderas y los hombros lejos de la red al mismo tiempo que haces tu raqueta hacia atrás. Para una derecha diestra, pivotas y rotas hacia la derecha. Luego das un paso a la derecha con tu pie derecho, referido como el pie externo, doblas tus rodillas ligeramente y transfieres tu peso a este pie. Tu peso se mantiene en tu pie externo hasta que hayas hecho contacto con la pelota. Al comienzo de tu movimiento hacia adelante, empujas con tu pie derecho y comienzas a enderezar tu cuerpo. Comienza con tus rodillas, luego tus caderas, torso y hombros a medida que rotas hacia la red. Después de golpear la pelota, pasa tu peso a tu pie izquierdo y continúa a lo largo de tu cuerpo. Si eres zurdo, revierte las direcciones de posición.

Recuperación

La ventaja principal de usar una posición abierta es que reduces el número de pasos de recuperación que tomas después de haber golpeado la pelota. Esto te permite volver a tomar tu posición más rápido para el próximo golpe. El tiempo perfecto para usar esta posición es cuando estás hacia el tercio externo de la cancha, hacia la banda. Con la técnica apropiada, evitas tomar pasos adicionales hacia el lado debido a que tu peso pasa de tu pie externo al interno, lo cual hace que tu cuerpo se mueva lateralmente, de vuelta hacia el centro de la cancha.

Preparación

Adoptar una posición abierta suele ser necesario cuando tienes prisa y no tienes tiempo de colocarte en una posición diferente. Eres capaz de prepararte más rápidamente para la pelota que viene. Las situaciones donde esto puede suceder son cuando estás regresando un saque duro, cuando la pelota ha sido golpeada directamente hacia ti o cuando estás en la red y tienes poco tiempo para reaccionar.

Rotación de cadera y hombros

Una posición abierta permite la completa rotación y enderezamiento completo de tus caderas y hombros a lo largo del tiro. Esto significa que puedes golpear con fuerza, incluso si estás estirado completamente. Enderezar estas partes del cuerpo, parte de la cadena cinética, es crucial para transferir la potencia de tu cuerpo inferior a tu brazo y, finalmente, a la raqueta y a la pelota.

Simular

Los jugadores pueden simular y ocultar efectivamente la intención de sus tiros. Cuando estás en una posición abierta, con tu raqueta hacia atrás, puedes cambiar fácilmente en el último momento no sólo la dirección en la que golpearás la pelota, si no también el tipo de tiro. Esto es una ventaja para ti ya que hará dudar a tu oponente.

Detectar la pelota

Detectar, rastrear y mirar la pelota en las cuerdas de tu raqueta se vuelve más fácil con una posición abierta. A medida que enderezas tu cuerpo para comenzar tu movimiento hacia adelante, tu cuerpo se abre hacia la red, lo que permite que ambos ojos detecten la pelota. Con una posición cerrada, tus pies y cuerpo están girados hacia un lado de la red y usualmente solo es tu ojo frontal el que detecta la pelota.

Más galerías de fotos



Escrito por michele m. howard | Traducido por gerardo núñez noriega