Ventajas de darles tarjetas de crédito a los adolescentes

Enseñarle a tu hijo adolescente cómo administrar su dinero es una habilidad importante para la vida, pero debes establecer parámetros si le das una tarjeta de crédito. Si tu hijo no es un adulto, puede que no califique para tener una tarjeta de crédito propia y es probable que necesites agregarlo como usuario en tu cuenta. Los adolescentes más grandes que tienen trabajo pueden calificar para tener su propia tarjeta, pero necesitan supervisión adulta hasta que aprendan a pagar sus deudas de forma responsable.

Supervisión adulta

Una ventaja de darle a tu hijo una tarjeta de crédito es que puedes monitorear, regular y supervisar sus compras. Si lo agregas a tu cuenta, puedes monitorear regularmente cuánto y con qué frecuencia utiliza la tarjeta. Si su mesada o salario no cubre la deuda, puedes removerlo de tu cuenta o quitarle su tarjeta. Lo más importante, puedes usarla como una oportunidad para subrayar la importancia de hacer un presupuesto y no gastar de más. Los estados de cuenta electrónico o impresos también ayudan a explicar como funciona un crédito revolvente.

Flexibilidad y conveniencia

Una tarjeta de crédito ofrece flexibilidad y conveniencia, especialmente si tu hijo hace compras en línea o la utiliza para comprar gasolina. Los adolescentes no tienen que llevar mucho efectivo cuando tienen tarjetas de crédito, así que no tienes porque preocuparte si no llevan suficiente dinero para cubrir sus gastos. También puede ser menos probable que pierda la tarjeta que el efectivo. Tener una tarjeta de crédito también le da a los adolescentes más flexibilidad si tienen una emergencia, como una reparación del auto, algún gasto imprevisto en la escuela, una consulta médica o un tanque de gasolina vacío, de acuerdo con la experta en finanzas Catherine Brock en Mortgagel.com.

Desarrolla buenos hábitos a una edad temprana

Permitir que tu hijo tenga una tarjeta de crédito es una ventaja si quieres ayudarlo a acabar con sus malos hábitos antes de que se haga una adicción o tenga serias consecuencias. Discute las penalidades por no pagar a tiempo o no pagar, exceder los límites de crédito y la quiebra, así tu hijo no tendrá que enfrentar esos problemas cuando sea adulto. Edúcalo en cuanto a las finanzas personales, el papel de las agencias de crédito y cómo un mal historial crediticio puede afectarle para comprar una casa o un auto en el futuro. Al desarrollar buenos hábitos crediticios cuando es joven, es probable que aplique estas mismas prácticas cuando sea adulto.

Toma decisiones

Ser el propietario de una tarjeta de crédito obliga a los adolescentes a tomar decisiones diarias y semanales con respecto a sus gastos. Deben evaluar si una compra sobrepasará su límite de crédito, haciendo que durante el resto del mes ande apretado o no se sienta a gusto. Si saben que tendrán gastos más adelante o quieren comprar algo especial, deben elegir entre gastar y ahorrar. Muchos estudiantes universitarios tienen sus propias tarjetas de crédito y construyen un buen historial, una vez que aprenden a pagar sus deudas a tiempo y de forma responsable, según el sitio MSN Money.

Más galerías de fotos



Escrito por kristine tucker | Traducido por mayra nava