La ventaja de ser zurdo en el béisbol

Alrededor de solo un 10 por ciento de la población del mundo es predominantemente zurda. Pero entre los beisbolistas profesionales ese número aumenta grandemente hasta un 25 por ciento, según el Japan Times. La razón de esta disparidad puede encontrarse en varios factores, incluidos la geometría, la física y la arquitectura. Estas diferencias aparentemente menores pueden producir ventajas significativas a largo plazo para los zurdos, también llamados "garras sureñas" en el béisbol.

Percepción de profundidad

La mayoría de los pitchers son diestros, al igual que la mayoría de los bateadores. Cuando una pelota de béisbol la lanza un diestro a un bateador también diestro, el bateador debe ver sobre su hombro para una pelota que viene directamente hacia él. Eso minimiza la percepción de profundidad del bateador y hace más difícil estimar la velocidad de la pelota mientras batea. Por otro lado, un bateador zurdo observa cuando la bola sale de la mano del pitcher diestro desde un ángulo ligeramente diferente al de un bateador diestro, lo que la da una mejor visión lateral, y por consecuencia, una mejor oportunidad de evaluar la velocidad del lanzamiento. Esta ligera ventaja incrementa la habilidad del bateador zurdo de seguir al lanzamiento para calcular su batazo, lo cual mejora con el tiempo su promedio de bateo.

Inercia en el corrido de bases

Cuando un beisbolistas mueve su bate, la inercia de su movimiento gira su torso y hace que esa inercia lo aleje del plato de home. La inercia de un bateador diestro está dirigida hacia la línea de la tercera base. El problema se presenta si el bateador conecta con la bola y tiene que correr a la primera base, pues debe detener su inercia y lanzarse a la dirección opuesta. Por otro lado, un bateador zurdo tiene su inercia dirigida hacia la línea de la primera base, la dirección hacia la que necesita correr. Además de eso, un bateador zurdo se para al lado derecho del plato de home--aproximadamente 1,5 metros más cerca de la primera base, que donde se coloca un bateador diestro. Eso minimiza su tiempo de corrido hacia la primera base alrededor de 1/6 de segundo, según el Japan Times Online.

Diseños favorecedores de parques

En muchos parques de béisbol, el muro del jardín derecho es más corto que los del jardín central o izquierdo. Eso facilita que los bateadores diestros puedan librar la barda con la pelota para un jonrón, porque esa parte del parque es la más difícil de alcanzar para los diestros. Sin embargo, el jardín derecho es hacia donde muchos zurdos tienden a lanzar sus hits, y esa es la dirección que les permite generar el mayor poder de su "swing". Como resultado, los muros cortos en el jardín derecho--que son comunes en muchos parques profesionales de béisbol--dan una ventaja distintiva de bateo a los beisbolistas zurdos, en especial a los bateadores de poder que frecuentemente apuntas a las bardas.

Más galerías de fotos



Escrito por jonathan croswell | Traducido por luis gil