La ventaja de beber leche durante el embarazo

La leche y otros productos lácteos proporcionan muchos nutrientes a las mujeres embarazadas. Mientras que es posible obtener los nutrientes de la leche de otras fuentes, el consumo de leche durante el embarazo se ha asociado con mejores resultados del embarazo en las investigaciones clínicas. De acuerdo a las recomendaciones de la USDA, las mujeres embarazadas deben consumir tres tazas de leche u otros productos lácteos por día. La leche sin o con poca grasa es una opción más sana que la leche entera o de grasa reducida, las cuales contienen altas cantidades de grasa saturada.

Calcio

La leche es una fuente importante de calcio para las mujeres embarazadas. Si no consumes suficientes alimentos ricos en calcio como la leche durante el embarazo, perderás calcio de tus huesos para satisfacer las necesidades de calcio de tu bebé. Durante el embarazo, las mujeres mayores a los 19 años de edad necesitan 1.000 mg de calcio por día, mientras que las mujeres menores a los 19 años necesitan 1.300 mg por día. Una taza de leche baja en grasas proporciona 305 mg de calcio, así que beber 3 tazas al día te puede ayudar a alcanzar la mayoría de tus necesidades diarias de calcio durante tu embarazo.

Proteína

La leche es un excelente proveedor de proteína, obteniendo, con una taza de leche baja en grasas 8.22 g. La proteína sirve un número de funciones importantes durante el embarazo, incluyendo el desarrollo del útero, suministro de sangre, de los senos y los tejidos del bebé. De acuerdo con la Ohio State University, la insuficiencia en la ingestión de proteína durante el embarazo se asocia con bajo peso y problemas de salud del recién nacido. Aparte de proporcionar más del 90 por ciento de la necesidades de calcio por día, el beber tres tazas de leche baja en grasa te ayudará a alcanzar más de un tercio de tus necesidades de proteína en el embarazo.

Vitamina D

La leche es una de las pocas fuentes de alimento con vitamina D, un nutriente esencial durante el embarazo para prevenir el raquitismo en el recién nacido y problemas de peso. De acuerdo con investigaciones publicadas en el "Canadian Medical Association Journal" en el 2006, mientras que la mayoría de los nutrientes en la leche se pueden obtener por otros alimentos o suplementos, la vitamina D es rara en fuentes de alimento fuera de la leche fortificada. Una taza de leche fortificada baja en grasas te proporciona 117 lU de las 600 lU de vitamina D que necesitas diariamente en el embarazo; tres tazas al día te proporciona el 59 por ciento de lo que necesitas.

Investigación

Algunas investigaciones clínicas han examinado los efectos específicos de la leche en relación a los resultados del embarazo. La investigación mencionada anteriormente de la "CMAJ" encontró que las mujeres que bebieron una taza de leche o menos al día dieron a luz a bebés más pequeños que aquellas madres que bebieron más leche, con cada taza incrementada en el consumo diario, se incrementó el peso en el recién nacido en 41 g. Otras investigaciones preliminares presentadas en la American Academy of Neurology's Annual Meeting en abril de 2010, encontraron que el riesgo de la esclerosis múltiple era más bajo en las mujeres nacidas de madres con alto consumo de leche durante el embarazo.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon george | Traducido por glen boyd