¿Cómo puedo vendar un esguince de tobillo?

Los tobillos esguinzados son lesiones comunes, especialmente en los atletas. Esta afección se muestra con inflamación, hematomas y dolor en el tobillo y el pie. Si te has esguinzado tu tobillo, consulta a tu médico. Él te puede señalar una lesión más seria como una fractura. El tratamiento de un tobillo esguinzado generalmente consiste en el tratamiento "R.I.C.E." (rest, ice, compression and elevation - reposo, hielo, compresión y elevación). Vendar un tobillo esguinzado reduce la inflamación y el dolor que acompaña esta lesión, ayudándote a volver a apoyar tu pie más tempranamente.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Una venda elástica/ACE

Instrucciones

  1. Enrolla toda la venda. Una de cuatro pulgadas de ancho funciona bien. Ubícate de forma tal que tu pierna esté apoyada y tu pie levantado del suelo. Deberás mantener tu pie y tobillo a un ángulo de 90 grados durante todo el proceso.

  2. Coloca la venda ACE por arriba del pie, justo detrás de tus dedos. La venda deberá salir de la parte inferior del rollo, no de la parte superior. Sostén la venda en el lugar detrás de tus dedos y envuelve con la misma la bola de tu pie nuevamente sobre la primera capa para anclarla en el lugar. Asegúrate de no estar aplicando demasiada presión; lo más ajustado no siempre es lo mejor.

  3. Pasa la venda de forma diagonal desde tus dedos por arriba de tu pie y lentamente bajo el arco haciendo una forma de ocho. Cada envoltura consecutiva deberá cubrir alrededor del 50 por ciento de la envoltura previa.

  4. Trae la venda alrededor del hueso del tobillo y nuevamente debajo del pie. Continúa este estilo de número ocho hasta que todo el pie, incluido el talón, esté completamente cubierto sin que se vea la piel.

  5. Envuelve al menos tres pulgadas encima del hueso del tobillo en la pierna, utilizando la misma técnica. Cuando llegues al final del rollo, asegura el extremo con los ganchos que vienen con la misma o con un pequeño trozo de cinta atlética.

  6. Controla la circulación en los dedos de tu pie para asegurarte de que la venda no está muy ajustada. Si tus dedos se vuelve de un color gris azulado, se entumecen o se sienten fríos al tacto, tu venda está demasiado ajustada y la debes arreglar. Si puedes introducir cómodamente un dedo debajo de la venda, debe estar con el ajuste correcto.

Más galerías de fotos



Escrito por tyler shultz | Traducido por aldana avale