Las venas inflamadas después de hacer ejercicio

Los vasos sanguíneos se vuelven más prominentes durante y después de realizar ejercicio como consecuencia de los procesos fisiológicos normales; la hinchazón disminuye después de que hayas terminado de hacer ejercicio. Si la inflamación no desaparece, es posible que tengas venas varicosas, que pueden causar dolor y úlceras. Por el contrario, los vasos sanguíneos que "salen" después del ejercicio no son normalmente dolorosos. Habla con tu médico si tus venas te causan dolor u otros síntomas.

El sistema circulatorio


Una serie compleja de arterias, arteriolas y capilares transportan la sangre desde y hacia el corazón.

Una serie compleja de arterias, arteriolas y capilares transportan la sangre desde el corazón, mientras que las venas y vénulas las transportan de nuevo a tu corazón. Durante el ejercicio, tu corazón trabaja más fuerte para suministrar sangre y nutrientes a las células activas. Las arterias reciben más sangre y más presión durante el ejercicio. La presión arterial sistólica, la cantidad de presión sobre las paredes de los vasos, aumenta con la intensidad del ejercicio, aumentando a "cerca de 200 mmHg durante el ejercicio aeróbico de alta intensidad y a más de 400 mmHg durante el levantamiento de pesas", informa un artículo de noviembre de 2006 en "Scientific American". Las venas se contraen para impulsar la sangre hacia el corazón, sin embargo, reducen la presión global en las vénulas y venas.

Causas de la hinchazón

Durante o después del ejercicio, las venas se hinchan y presionan hacia la piel como resultado del plasma en lugar de la presión sanguínea venosa. El aumento de la presión sanguínea arterial afecta el fluido de plasma en los capilares. Normalmente, descansando en el capilar, el plasma es forzado a salir a través de paredes delgadas del buque y en compartimentos que rodean los músculos. Como resultado, los músculos se hinchan y se endurecen, empujando las venas cutáneas, o las que están debajo de la piel, hacia arriba y hacia el exterior a la vista. Cuanto menos grasa subcutánea tengas, mayor será la posibilidad de ver las venas durante el ejercicio.

Várices

Si tus venas permanecen constantemente hinchadas, podrían ser varicosas. Las venas varicosas a menudo retorcidas o con forma de "araña", comúnmente afectan a los adultos mayores, empujando a través de la piel de las piernas y a veces de los brazos. Aunque no suelen ser perjudiciales, las várices pueden causar dolor, coágulos de sangre, úlceras en la piel u otras complicaciones. A diferencia de la inflamación experimentada por el ejercicio, las venas varicosas ocurren cuando las válvulas de los vasos sanguíneos se debilitan. Las válvulas son de un solo sentido; evitan que la sangre fluya hacia atrás. Un mal funcionamiento de la válvula permite que la sangre se acumule en el vaso, causando hinchazón y, finalmente, conduciendo a las várices. La obesidad, falta de ejercicio y estar sentado por períodos prolongados aumenta la probabilidad de desarrollar venas varicosas.

Conclusiones


Habla con tu médico acerca de la prevención o el tratamiento de las venas varicosas.

Experimentar venas hinchadas durante o después del ejercicio es un proceso biológico normal. Si la hinchazón desaparece poco después, no hay motivo de alarma, a menos que experimentes dolor u otros síntomas; habla con tu médico si este es el caso. Las venas varicosas permanecen hinchadas y visibles con o sin ejercicio, pero probablemente no sean una emergencia médica. Hay procedimientos disponibles para reducir su aspecto. Habla con tu médico acerca de la prevención o el tratamiento de las venas varicosas.

Más galerías de fotos



Escrito por christy callahan | Traducido por maría florencia lavorato