¿Cómo hacer que no se vean las venas en los brazos?

Las venas moradas y azuladas que aparecen en tus brazos se conocen como arañitas o venas varicosas. Aunque son más comunes en las piernas y tobillos, también pueden aparecer en los antebrazos debido al estiramiento y agrandamiento de tus venas. El mayor flujo sanguíneo cuando tus venas se agrandan hace que se vean a través de las capas exteriores de tu piel. A pesar de ser principalmente un problema estético, estas venas son inofensivas y responden bien al tratamiento.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Ejercítate regularmente para perder el exceso de peso que aumenta la presión en tu sistema circulatorio. Adelgazar quitará la presión innecesaria sobre tus venas y hará que vuelvan a la normalidad. Caminar ayuda a que la sangre circule por tus piernas y brazos aumentando el flujo sanguíneo. Esto ayudará a que tus venas se contraigan y que no se vean a través de tu piel.

  2. Pregunta a tu dermatólogo acerca de la escleroterapia. Según Office on Women's Health, esta terapia usa inyecciones para cerrar las venas afectadas, deteniendo el flujo de sangre. Pueden producirse incomodidad y enrojecimiento en la zona de la inyección de resultas del tratamiento. Algunas venas podrían necesitar varios tratamientos antes de experimentar una exitosa reducción venosa.

  3. Come una dieta baja en sodio y rica en fibra para eliminar el riesgo de hinchazón, que añade presión adicional a tus delicadas venas. Esta hinchazón viene de la retención de agua y la constipación, que estira aún más tus venas y empeora la apariencia de las arañitas y venas varicosas.

  4. Evita poner presión en tus brazos apoyándote en ellos. Deja que se columpien libremente a tus lados y descánsalos cuando estás sentada. Asegúrate de tener un soporte adecuado cuando trabajes en la computadora y toma descansos frecuentes.

  5. Viste prendas flojas que permitan a tu piel respirar. Las ropas ajustadas presionan tus brazos y otras zonas de tu cuerpo. Evitar la ropa ajustada hará que tu sangre circule sin interrupciones.

Más galerías de fotos



Escrito por sharin griffin | Traducido por frances criquet