Vasculitis inducida por el ejercicio

Como un corredor de larga distancia, caminante o alpinista, necesitas un cuidado especial cuando hace calor. A pesar de que los músculos de la pantorrilla tienen una bomba de regulación de la temperatura, el ejercicio en el calor podría afectar pronto esta bomba. Una vez que esto sucede, puede aparecer una enfermedad inflamatoria caracterizada por erupciones cutáneas rojas e hinchazón en la pierna denominada vasculitis inducida por el ejercicio. Tienes más probabilidades de desarrollar vasculitis inducida por el ejercicio si te involucras en ejercicio particularmente prolongado o vigoroso. Los cambios inflamatorios generalmente afectan la piel comprimida por los calcetines.

Diagnóstico erróneo

Podrías desarrollar vasculitis inducida por el ejercicio, incluso si no estuvieras previamente enfermo. La condición también podría ser un puntero a enfermedades ocultas. Eso es lo que sucedió en un informe de junio de 2009 publicado en "Cutis". Una señora mayor que había sufrido episodios repetidos de vasculitis inducida por el ejercicio fue vista por los médicos en muchas ocasiones. Desafortunadamente, las erupciones relacionadas con el ejercicio recurrentes presentes en sus piernas pasaron desapercibidas. La presencia de las mismas erupciones en las piernas de su hermana tampoco levantaron sospechas. Este doble caso de vasculitis inducida por el ejercicio por lo tanto, no se percibió por muchos años.

Síntomas

Las personas que padecen de vasculitis inducida por el ejercicio experimentan varios síntomas. Para ayudarte a identificar la vasculitis inducida por el ejercicio, recuerda siempre que las áreas comprimidas por los calcetines por lo general están a salvo de la inflamación en desarrollo. Además, busca si tienes ronchas rojas y pápulas que pueden causar bastante comezón y ser algunas veces dolorosas o causar una sensación de ardor. Aunque los síntomas suelen desaparecer a los pocos días, las recaídas son frecuentes.

Prevención y tratamiento

La manera más segura de evitar la vasculitis inducida por el ejercicio es evitar por completo el ejercicio. Como esto no es aconsejable, sin embargo, no se puede eliminar por completo el riesgo de desarrollar la condición. Dado que los síntomas suelen escatimar áreas comprimidas por los calcetines, se recomienda el uso de una faja de compresión. A pesar de estas medidas, sin embargo, algunas personas todavía desarrollan los episodios repetidos de esta condición, por lo que la intervención médica por medio de medicamentos antiedema y drenaje linfático manual es inevitable.

Nuevos hallazgos

La vasculitis inducida por el ejercicio se consideró una condición exclusivamente relacionada con el clima caliente. Sin embargo, esta visión está cambiando como se evidencia en un informe publicado en marzo de 2011 en el "Journal of Clinical & Experimental Dermatology Research" por investigadores italianos, Davide Basso y sus colegas. Se informó de la existencia de vasculitis inducida por el ejercicio en un nadador de 16 años de edad. Llegaron a la conclusión de que es posible que la vasculitis inducida por el ejercicio sea el resultado de los deportes de agua a pesar de que las temperaturas del músculo no se elevan como en deportes terrestres.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon nwhator | Traducido por mariela rebelo