¿La vacuna contra la gripe es realmente segura?

Entre las muchas enfermedades que se pueden prevenir mediante la vacunación, la gripe de temporada ocupa el primer lugar como causa de muerte en los EE.UU. A pesar de la naturaleza potencialmente mortal de la gripe, las tasas de vacunación para las personas que están en mayor riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con la gripe, como los ancianos y las personas con enfermedades pulmonares, son consistentemente bajas. Desde la introducción de las vacunas contra la gripe en la década de 1940, una de las razones más comúnmente citadas para evitar la inmunización es el temor a los efectos secundarios peligrosos. Para la inmensa mayoría de la gente, estos temores son infundados.

Las vacunas contra la gripe no causan la gripe

Casi todo el mundo conoce a alguien que "se enfermó de gripe" después de recibir una vacuna contra la gripe estacional. Sin embargo, hasta la introducción del FluMist en 2003, todas las vacunas contra la gripe se produjeron utilizando porciones inactivadas de virus de la gripe, de los cuales ninguno contenía algún material genético viral. Por lo tanto, era y es imposible contraer la gripe por la vacuna. Las personas que desarrollan una tos, fiebre y otros síntomas parecidos a la gripe después de recibir una vacuna contra la gripe, incluyendo el FluMist más reciente, que contiene virus vivos debilitados, han sido víctimas de otra enfermedad, como un resfriado.

Síndrome de Guillain-Barre

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad que se desarrolla cuando el sistema inmunológico ataca los nervios. Los signos y síntomas de SGB pueden ir desde una ligera debilidad, hormigueo o adormecimiento a la parálisis e insuficiencia respiratoria. Nadie sabe qué causa la SGB, pero muchos casos están asociados con infecciones virales. Un aumento en los casos de SGB durante 1976 y 1977 aumentó los temores de que la vacuna contra la influenza estacional, la cual fue diseñada para sofocar una pandemia de gripe porcina, fuera la culpable. A pesar de una campaña nacional de inmunización fue suspendida debido a estas preocupaciones, todavía no está claro si la vacuna contra la gripe porcina fue la culpable. Los estudios de las vacunas contra la gripe utilizadas en las siguientes temporadas no han demostrado un vínculo convincente con el SGB.

Sin relación con el autismo

A pesar de los reportes ampliamente difundidos que indican lo contrario, no existe una vacuna, incluyendo la vacuna contra la influenza, que esté relacionada con el autismo. Las preocupaciones sobre el timerosal, un conservante a base de mercurio utilizado para prevenir la contaminación de las vacunas envasadas, llevó al desarrollo de vacuna de una sola dosis y libre de timerosal a finales de 1990. A pesar de que el aumento observado en los casos de autismo en los EE.UU. no se puede atribuir al timerosal, los fabricantes de vacunas siguen proporcionando formulaciones libres de esta sustancia. Del mismo modo, los temores acerca de la sobreestimulación inmune debido a la cantidad de vacunas administradas a los niños parecen ser infundados, de acuerdo un estudio publicado en la edición de marzo de 2013 en "The Journal of Pediatrics". Por lo tanto, es seguro administrar las vacunas contra la gripe estacional a los niños, incluso si también están recibiendo vacunas para otras enfermedades infecciosas.

Precauciones

Hay algunas situaciones que imposibilitan que una persona reciba la vacuna contra la influenza. Cualquiera que haya tenido una reacción alérgica potencialmente mortal a los huevos debe consultar a un médico antes de recibir una vacuna contra la gripe o tomar FluMist. Los niños menores de 2 años y los de 2 a 5 con antecedentes de sibilancias no deben recibir FluMist debido a un mayor riesgo de sibilancias. Los niños de 2 a 5 años de edad con antecedentes de sibilancias pueden recibir vacunas contra la gripe. Los niños y adolescentes que toman aspirinas deben recibir vacunas contra la gripe en lugar de FluMist. Ya que este último contiene virus vivos, no está aprobado para las mujeres embarazadas, y las personas con sistemas inmunitarios debilitados deben recibir vacunas contra la gripe en lugar de FluMist. Los niños menores de 6 meses no se vacunan contra la gripe, pero sus cuidadores deberían estarlo.

Efectos secundarios comunes

Los efectos secundarios más comunes asociados con las vacunas contra la gripe son dolor y enrojecimiento en el sitio de la inyección. En ocasiones, las personas desarrollan una fiebre baja y dolor en el cuerpo después de recibir una vacuna contra la gripe. El espray nasal FluMist podría causar escurrimiento nasal, fiebre baja, dolor de garganta, náuseas y dolor de cabeza. Teniendo en cuenta los riesgos potenciales asociados con la obtención de la gripe, los efectos secundarios relativamente menores de las vacunas contra la gripe no deben disuadir a cualquier persona mayor de 6 meses a que se inmunice. Tu médico te puede recomendar el mejor tipo de vacuna contra la gripe para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por gerardo núñez noriega