Cómo utilizar un sauna seco

Después de un entrenamiento o de un día estresante en la oficina, el calor calmante de un sauna seco es una opción atractiva. El calor seco del sauna hace que el cuerpo sude y, para muchas personas, es profundamente relajante. Si bien existen conclusiones contradictorias en cuanto a la eficacia médica de sudar toxinas en un sauna seco, no hay duda de que un baño allí puede ser una de las formas más inmediatamente gratificantes de relajarse y calmar el cuerpo. Unas cuantas precauciones y una preparación cuidadosa harán que tu experiencia en el sauna seco sea mucho más agradable y saludable.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Botella con agua
  • Toallas grandes
  • Traje de baño (opcional)

Instrucciones

  1. Bebe un vaso de agua antes de entrar al sauna seco. Con temperaturas secas que alcanzan los 185 grados Fahrenheit, tu cuerpo necesitará la humedad adicional. Lleva una botella de agua contigo al sauna para beber en caso de que te de sed.

  2. Entra limpio al sauna. Enjuágate en la ducha antes de entrar, si es necesario, para eliminar cualquier contaminación del día a día en tu piel. Dependiendo de si estás en un sauna público o privado, puedes optar por usar un traje de baño o entrar en el sauna desnudo. Revisa las reglas antes de llegar a un sauna público para confirmar cualquier código de vestimenta.

  3. Lleva dos toallas grandes limpias al sauna, y no olvides cerrar la puerta luego de entrar.

  4. Coloca una toalla limpia sobre un banco. Puedes sentarte en la toalla o acostarte sobre el banco para relajarte por completo. Utiliza la segunda toalla que trajiste contigo para enjugar el sudor de tu frente o de cualquier parte del cuerpo que necesite atención mientras te bañas.

  5. Respira profunda y lentamente, y disfrutar del sauna entre 15 y 20 minutos. Recuerda que debes beber agua si te sientes reseco, y evita permanecer en el sauna durante demasiado tiempo para que no se sobrecalienten tus tejidos.

  6. Deja el sauna y enjuágate en la ducha en agua tibia para eliminar el exceso de sudor y bajar lentamente la temperatura de tu cuerpo.

  7. Bebe uno o dos vasos de agua después de salir del sauna para rehidratar tu cuerpo.

Consejos y advertencias

  • Siempre mantén toallas y agua a mano.
  • Si tus pies son sensibles al calor, usa un par de sandalias para protegerlos.
  • Consulta con tu médico si tienes alguna condición médica que pudiera afectarte con el calor, como una afección cardíaca.
  • Mantente hidratado y controla tu frecuencia cardíaca. Si comienzas a sentirte mareado o con demasiado calor, deja el sauna inmediatamente.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah vrba | Traducido por nicolás altomonte