Cómo utilizar una piedra pómez para eliminar callos

Escrito por Eric Mohrman | Traducido por Agustina Dowling
La piedra pómez ofrece un tratamiento rápido y eficaz de los callos.

Los callos son un engrosamiento y endurecimiento de la piel en respuesta a la presión continua o fricción. Los callos suelen aparecer en los dedos de los pies, o alrededor de ellos, y algunos, llamados "granos de semillas", se pueden formar en la planta del pie. A pesar de que son una medida defensiva contra las ampollas y por lo general no representan un peligro médico, de acuerdo con la Clínica Mayo, los callos son una preocupación estética y pueden causar considerables molestias o dolores. Los callos generalmente desaparecen una vez que se retira la fuente de presión o fricción, pero una piedra pómez es un remedio rápido para eliminar los callos.

Limpia la piedra pómez con agua tibia y un agente antibacteriano. Si no está estéril, hay riesgo de infección con el uso.

Toma un baño o una ducha antes de usar una piedra pómez. Alternativamente, puedes llenar la tina o un cubo con suficiente agua tibia y jabonosa para sumergir completamente el pie que tiene el callo. Opta por un jabón líquido con ingredientes hidratantes. Esto ayudará a suavizar la piel dura en la preparación para el uso de la piedra pómez.

Humedece la piedra pómez y frótala sobre el callo, aplicando una ligera presión.

Deja de frotar el callo después de un minuto o dos. Enjuaga el pie con rapidez para eliminar las escamas de la piel y las pequeñas partículas de la piedra pómez. Continúa frotando, repitiendo este proceso hasta que el callo esté casi completamente desgastado. Asegúrate de frenar antes de llegar a la piel sana, normal.

Lava tus pies de nuevo con agua tibia y jabón al terminar. Esto debería limpiar la piel sobrante y los pequeños trozos de piedra pómez, y te ayudará a protegerte contra la infección en el caso de que hubiera cortes en la piel.

Frota una crema o loción hidratante con ácido salicílico en los pies para ayudar a mantener la piel hidratada y suave, y para ayudar a prevenir el desarrollo de nuevos callos.

Advertencias

No utilices una piedra pómez si tienes llagas o ampollas en la zona del callo, o si tienes diabetes, cualquier condición que cause problemas circulatorios, o neuropatía. En estos casos, el uso de una piedra pómez puede dar lugar a una infección o lesión, así que consulta con tu médico para conocer otras opciones de tratamiento de callos.

Si experimentas dolor o sangrado al usar una piedra pómez, detente inmediatamente.

La Clínica de Cleveland advierte que los callos nunca deben ser cortados o arrancados. Esto puede conducir a lesiones, incluyendo ampollas e infecciones.